TV y Series

La polémica detrás de “Lightyear” y por qué es tan importante entender que los tiempos han cambiado

Así es como “Lightyear” está rompiendo barreras a favor de la inclusión

Desde los inicios de Pixar, Buzz Lightyear ha sido considerado uno de los personajes favoritos del público y una pieza clave en la historia de Pixar. Y mientras que lo hemos visto en toda la saga de Toy Story, los cortos de Toy Story Toons y hasta en una serie animada en Disney Channel, es claro que nunca es suficiente.

Los creativos querían contar la historia del guardián intergaláctico desde hace años hasta que finalmente se concretó y es ahora cuando llega “Lightyear” a los cines. Quizá no es el mismo Buzz con el que el crecimos en Toy Story pero sí que está relacionado pues la historia revelará de dónde viene el juguete que tanto ama Andy

“En 1995 un niño llamado Andy consiguió un juguete de Buzz Lightyear por su cumpleaños. Era de su película favorita. Ésta es esa película”, reza la premisa.

Si bien los fans ya han expresado su emoción por la cinta, la controversia estalló por una escena en la que se muestra un beso homosexual.

Esto llevó no sólo a una lluvia de críticas por parte de algunos espectadores sino a la prohibición de la película en varios países como Emiratos Árabes Unidos, Bahréin, Arabia Saudí, Egipto, Kuwait, Omán, Qatar, Malasia, Indonesia, Jordania y Líbano, entre otros.

¿Hay razón para escandalizarse? Absolutamente no. “Lightyear” presenta a Alisha, comandante de los guardianes intergalácticos, quien forma una nueva familia al lado de otra mujer a la que en un momento saluda con un beso en los labios.

Galyn Susman, productora de la cinta dijo estar “extremadamente decepcionada de que muchas personas no tengan la oportunidad de verla”, mientras que Chris Evans (voz de Buzz Lightyear) señaló a los haters de ser “como dinosaurios”.

“Siempre va a haber gente miedosa y poco informada que prefiere aferrarse al pasado. Son como dinosaurios. La verdad es que esa gente es idiota”, dijo Chris Evans en una reciente entrevista.

Es momento de entender que los tiempos han cambiado

Todos merecemos ser vistos y escuchados. Estamos en una era de cambios en los que la inclusión y la representación cultural ya se ha visto en las últimas producciones de la compañía. Con Coco y Encanto, se encargaron de enaltecer las tradiciones mexicanas y colombianas, mientras que historias como Moana y Valiente, han planteado que no todas las princesas aspiran a una pareja para ser fuertes y plenas.

Los live action por su parte, están haciendo cambios en ciertos personajes con el fin de que la audiencia que antes no era representada, se vea reflejada. Por ahora, la actriz Halley Bailey será la nueva Ariel en La Sirenita y Rachel Zegler, dará vida a Blancanieves.

Por supuesto, también se ha buscado que haya más apertura y representación sobre la comunidad LGBTQI+, especialmente a través de series animadas como Star vs The Forces of Evil y The Owl House, así como en la película Eternals del Marvel Cinematic Universe, en las que se muestra abiertamente parejas homosexuales.

Disney y Pixar está tratando de adaptarse a las exigencias y necesidades de las nuevas generaciones, incluso si eso significa ser blanco de críticas e intentos de boicot.  

Entre las nuevas políticas de la empresa está la “inclusión para todos” lo que significa que su meta es “amplificar las voces subrepresentadas y las historias no contadas”.

“Nuestra intención es ampliar el acceso y la diversidad en nuestra industria mediante la adopción de estándares de inclusión en las producciones de Disney General Entertainment y Live-Action Studio con el objetivo de promover la representación delante y detrás de la cámara, en marketing y más”, reza la razón social de la campaña “Reimagine Tomorrow”.

Tags

Lo Último


Te recomendamos