Lidiar con una persona pasivo agresiva puede acabar con tu energía y es momento de alejarte

La pasivo agresividad puede ser muy tóxica y causar heridas difíciles de sanar

Todos tenemos nuestras batallas y es completamente normal de pronto no saber lidiar con las emociones. Sin embargo mientras que algunas personas tienden a ser demasiado francas con sus emociones y llegar a lanzar comentarios agresivos o demasiado fríos, otras se quedan en la pasivo agresividad.

Lidiar con una persona pasivo agresiva tiende a ser mucho más difícil de lo que parece. Los insultos y las ofensas están disfrazados y a veces te hacen pensar que quizá estás siendo demasiado sensible si te llega a afectar lo que la otra persona diga.

La Asociación Estadounidense de Psicología define el trastorno de personalidad pasivo-agresivo como "un trastorno de la personalidad de larga data en el que la ambivalencia hacia uno mismo y hacia los demás se expresa por medios tales como procrastinación, holgazanería, terquedad, ineficacia intencional, 'olvidar' citas o extraviar materiales importantes".

Una persona pasivo agresiva puede ser muy astuta al momento de ofender a otros. La agresión está ahí y al mismo tiempo no. Puede ser muy confusa y por ende, pasa desapercibida. No hay ataques directos pero sí profundos.

Este tipo de agresión puede tomarse muy a la ligera pero si tienes que lidiar con una persona así, termina por drenar toda tu energía sin que te des cuenta.

zendaya

De cualquier manera, la agresión pasiva es más que un hábito irritante.

Los médicos difieren en cuanto a si califica como un trastorno de personalidad ya que coincide con algunos síntomas como: ineficacia deliberada, evitación de responsabilidades, rechazo a expresar necesidades o preocupaciones directamente.

Cuando estás con una perdona pasivo agresiva, ya sea tu pareja, una amigo, familiar o compañero de trabajo, el día a día puede ser muy irritante.

Ea persona intentará sabotear tus logros y te hará creer que no eres suficientemente buena.

Lanzará comentarios como "yo lo habría hecho diferente pero si crees que está bien, tú sabrás".

Su pasivo agresividad te llevará a sentirte al borde del colapso porque te hará pensar que estás alucinando, que no ha dicho nada malo.

zendaya

Los insultos disfrazados son una constante. El contrato social bajo el cual vivimos el resto de nosotros tiene una disposición especial que los agresores pasivos han agregado solo para ellos mismos. Por lo general, se presenta en forma de una cláusula "pero", como, "No quiero sonar malvado, pero …" "Espero que no pienses que soy insensible, pero …" "No quiero ser crítico, pero… ”después de lo cual dicen algo mezquino, insensible o crítico, ya veces los tres a la vez. Una variación inusualmente honesta de este insulto disfrazado es el "Vas a odiar esto, pero …" que al menos tiene la virtud de ser verdad, porque inevitablemente lo odiarás hasta tu última hebra de ADN. Esto es lo más cercano a la agresión pura que puede llegar a ser el agresor pasivo. Siéntase libre de levantar una mano y detener la conversación antes de que cualquier agresor pasivo en su vida supere la coma que termina la cláusula, pero no se sorprenda si pasan por esa señal de alto.

Si eres víctima de agresión pasiva, existen algunas estrategias básicas de afrontamiento. Para empezar, recuerda que no está loca. Si ves un patrón tóxico, probablemente sea real. Así que responde. Debes saber que está bien trazar límites definidos. No tienes por qué dejarte de nadie ni tampoco permitir que alguien que te hace mal se quede en tu vida, Recuerda que las personas que te rodean deben sumar, no restar energía.

zendaya

Más de este tema

Las mujeres que disfrutan estar solas tienen un carácter fuerte y no se dejan de nadie

5 consejos para aprender a ignorar los comentarios que no te hacen bien

La positividad tóxica es real: cómo hacerle frente en tus relaciones de forma sana

Te recomendamos en video