La negación a usar cubrebocas revela un desorden de personalidad, según expertos

Los cubrebocas pueden ayudar a evitar el contagio del virus sin embargo, hay quienes siguen sin creer en ello

Estamos viviendo tiempos muy complicados en todos los sentidos. La pandemia de coronavirus no sólo ha provocado una crisis económica que no se había visto en años sino que además, las medidas de aislamiento y el distanciamiento social ha significado una verdadera pesadilla para muchos. 

El hartazgo y la desesperación son tal, que algunas personas han comenzado a bajar la guardia, reanudando su vida social y actividades sin tomar las medidas pertinentes.

Mientras que la comunidad médica ha sugerido que los cubrebocas son el mejor método para prevenir la propagación del COVID-19, muchas personas rechazan su uso, especialmente en algunos países como los Estados Unidos de América y países de Latinoamerica.

El tema se ha convertido en una guerra cultural solapada por partidos políticos y grupos específicos que desacreditan a la comunidad científica.

Es así como también se han realizado diversos estudios psicológicos que explican la razón por la que no se están acatando las normas.

Uno de ellos viene de Investigadores de la Universidad Estatal de Londrina, en Brasil, quienes encontraron que las personas que se niegan a utilizar cubrebocas presentan "rasgos antisociales", como bajos niveles de empatía y altos niveles de insensibilidad y asunción de riesgos. Del mismo modo, evitan acatar otras medidas como el distanciamiento social y el confinamiento.

Mediante la distribución de un cuestionario a 1.500 personas de entre 18 y 73 años. La encuesta intentó averiguar las respuestas de los participantes a los sentimientos provocados por otra persona. También se les preguntó directamente sobre su cumplimiento de COVID-19 a lo largo del tiempo, incluidos sus hábitos de uso de mascarillas.

“Nuestros hallazgos iban en la dirección hipotética, lo que sugiere que la adherencia a las medidas de contención es más desafiante para las personas con un patrón de antisocialidad en comparación con aquellas que tienen un patrón de empatía”, dijo el equipo.

Actualmente, gran parte de la presión sobre las máscaras está relacionada con el cuidado de los demás, pero si este estudio resulta correcto, esto no es algo que les importe a las personas con comportamientos antisociales.

Según los investigadores, las personas que muestran menos empatía y más rasgos antisociales, como la insensibilidad, el engaño y la asunción de riesgos, están menos preocupadas por exponerse a sí mismas y a los demás a riesgos. Más bien, están motivados por su propio interés.

El peligro de pensar que "no pasa nada"

Los investigadores han descubierto que el cerebro humano a veces es demasiado optimista para su propio bien. Muchas personas subestiman la probabilidad de que ocurra un evento fatal que afecte su vida, como un divorcio, un accidente o una enfermedad.

Este fenómeno se conoce a menudo como "la ilusión de invulnerabilidad". Este sesgo nos lleva a creer que tenemos menos probabilidades de sufrir desgracias y más probabilidades de alcanzar el éxito.

Creemos que viviremos más tiempo que el promedio y por ende, más probabilidades de éxito en la vida. En cierto modo, pensar en la realidad es afrontar lo que no queremos, una forma de alimentar la negatividad en nuestro cerebro.

Las consecuencias de tener ese "sesgo optimista" en tiempos de crisis es tomar malas decisiones que pueden tener resultados desastrosos como lo es enfermar.

 

Más de este tema

En el modo correcto: Cómo guardar una mascarilla cuando no es usada

Nueva normalidad recomienda tener relaciones sexuales con cubrebocas puestos

Covid-19: Una mutación genética del virus lo está haciendo más contagioso

Te recomendamos en video