Cuando el agotamiento emocional hace que sólo quieras llorar

Las malas noticias, la crisis mundial y los problemas personales nos hacen caer en el agotamiento emocional

La vida está llena de altibajos e imprevistos; nunca se sabe qué sucederá. Sin embargo, los seres humanos tenemos la increíble capacidad de adaptarnos a las circunstancias y seguir adelante de una u otra forma. Eso sí, cuando la situación alrededor se convierte en una bomba constante de tensiones, nos vemos sobrepasados, cayendo en el agotamiento emocional

Cuando sufrimos demasiado, nos agotamos emocional y mentalmente y con ello, terminamos sintiendo como si no hubiese pasado un camión de carga encima. De pronto, los efectos del estrés van más allá de lo mental y comienzan a manifestarse de maneras que podemos ver.

El tema de la pandemia de Covid-19, la crisis económica y la violencia en el mundo terminan siendo un tema de conversación constante, provocando que nos abrumemos demasiado. Por si fuera poco, nos hemos visto obligados a permanecer encerrados en casa, aislados de todos, manteniendo distancia y tomando un sin fin de precauciones para no arriesgar nuestra salud.

TAMBIÉN LEE: La crisis por COVID-19 ha aumentando los niveles de ansiedad y estrés laboral

Por donde quiera que miremos, hay malas noticias que drenan nuestra energía, no importa cuán positivos despertemos. Es entonces cuando no podemos más y todo ese estrés termina convirtiéndose en malos hábitos, cambios de humor y llanto.

ansiedad

Hoy en día, es tan fácil romperse hasta por la más mínima cosa. Llorar es duro para el cuerpo. Se necesita mucha energía.

A medida que pasa el tiempo, aprendemos a controlar nuestras emociones, y solo podemos ser llevados al punto de llorar cuando sucede algo muy impactante en nuestra vida.

Según la psicoterapeuta y especialista en relaciones Lisa Brateman explicó en una entrevista con la revista Vogue que llorar en estos momentos estresantes tiene una base psicológica: "Llorar puede reducir la acumulación de emociones que se sienten abrumadoras e imposibles de manejar. Llorar es un camino diferente hacia la liberación para expresar lo que las palabras no pueden".

Normalicemos las terapias psicológicas ante una depresión o ansiedad

La depresión y la ansiedad son tan sólo algunos de los problemas que trata una terapia psicológica y no hay que avergonzarse

¿Cuántas veces no has querido quedarte en cama todo el día, con ganas de dormir o llorar sin razón en estos días? Porque no importa qué hagas, simplemente estás demasiado agotada y con la sensación de que no sucederá nada bueno.

Este punto se conoce como desesperanza, lo que define un punto de quiebre importante que no debes pasar desapercibido. Y es que una vez que llegues a esto, el dolor y el agotamiento podrían comenzar a ser permanentes porque estás aceptando que así es tu vida y no hay solución. Si estás atravesando por esta etapa, es importante que acudas a ayuda profesional.

TAMBIÉN LEE: Así es como puedes lograr que alguien con depresión acuda a terapia

Otro punto de quiebre es la transformación de tu personalidad, cuando pasas de ser una persona amable y feliz a alguien con mal genio que se enoja rápidamente. La ira y el estrés están conectados y puede causar estragos en tu rutina.

A veces, solo necesitas un buen llanto, como después de una ruptura amorosa o cuando una película te llega al corazón. Y aunque muchas veces llorar te hace sentir cierto alivio, se puede convertir en un ciclo vicioso que termina por agotarte más.

dormir

¿Qué hacer para evitar caer en este agotamiento emocional?

Aprende a filtrar las noticias. Elige qué y cómo consumes.

Hay tanta información circulando por todas partes que puede ser difícil evitarlas. No es necesario que elimines todos los medios de comunicación para evitar que te sientas abrumada sino que tomes las decisiones correctas. Elige tus fuentes de información y los horarios en los que las consumes, de preferencia no lo hagas antes de dormir. Equilibra las malas noticias con historias positivas de modo que tengas dos caras de la moneda. Puedes leer todo lo que está ocurriendo en el país pero después de ello, busca algo que te levante el ánimo.

Está bien evitar algunas conversaciones

Si bien es importante mantenerte informada, lo que sucede no tiene que ser un tema de conversación todo el tiempo. Seguramente tus chats de Whatsapp o el tiempo en familia se convertirá en un momento para debatir la situación. Está bien elegir no comprometerte a participar en ello si no lo deseas. Si algún tema te resulta estresante, es válido cambiarlo o simplemente decir "prefiero no hablar de esto".

Te recomendamos en video