logo
Cuatro riesgos de dormir boca arriba en el embarazo
Maternidad 22/02/2021

Cuatro riesgos de dormir boca arriba en el embarazo

Esta postura se traduce en una menor cantidad de sangre oxigenada al bebé en el vientre.

Conciliar el sueño y el descanso es sumamente importante durante el embarazo. Y a medida que va creciendo la barriguita esta tarea puede ser complicada y  difícil para algunas mujeres.

Además, descansar durante el embarazo te permite sumar fuerzas, estar relajada y tranquila; es por eso que debes considerar algunas posturas cuando quieras tomar una siesta o en la noche.

Ahora, dentro de las innumerables posturas que existen para dormir durante el embarazo debes evitar una que puede poner tu salud en riesgo: dormir boca arriba.

Recuerda que en los últimos meses de gestación, se hará un poco más complicado conciliar el sueño y hasta generar insomnio. Pero, evita dormir boca arriba.

Riesgo al dormir

Dormir boca arriba, especialmente durante el último trimestre de embarazo, puede poner en peligro el feto.

Diversos estudios especializados han determinado, como uno realizado en el University College de Londres, que dormir boca arriba, especialmente durante el último trimestre de embarazo, puede poner en peligro el feto.

Acá algunas de las observaciones y conclusiones de ese estudio y los riesgos de esta postura al dormir:

– La investigación reveló que cuando las mujeres están boca arriba, el flujo sanguíneo que circula por el cordón umbilical se reduce un 11% de promedio.

– Igualmente, la embarazada al dormir boca arriba, ejerce una presión sobre la vena cava y esto se traduce en una menor cantidad de sangre oxigenada que llega al bebé en el vientre.

– En conclusión, la investigación detalló que dormir boca arriba en los tres últimos meses del embarazo dificulta la oxigenación del feto.

– Dormir boca arriba también presenta algunos riesgos para la madre. Descansar con esa postura puede intensificar los dolores de espalda, así como determinadas dificultades digestivas, especialmente el estreñimiento o las hemorroides.

Las mejores posturas para dormir

Te presentamos las posturas ideales que te ayudarán a conciliar el sueño y también beneficiará a tu bebé que está por nacer.

Acostada de lado izquierdo

Dormir hacia el lado izquierdo es para las mujeres embarazadas la postura más cómoda.

Esta es la mejor postura para dormir durante el embarazo. Consiste en tumbarse sobre el lado izquierdo.

La posición ayuda a que la sangre y los nutrientes fluyan fácilmente hasta el útero y, por tanto, hasta el bebé. Igualmente, esta postura facilita que los riñones eliminen los desechos y fluidos.

Se recomienda mantener en la misma dirección y ángulo los hombros y la cadera, para así mantener relajados los músculos de la columna vertebral. Así evitarás posibles dolores de espalda al dormir.

Con una almohada entre las piernas

Las almohadas pueden llegar a convertirse en las mejores aliadas para conciliar el sueño durante el embarazo.

Si te tumbas de lado con una almohada entre las piernas, mantendrás la columna recta y evitarás poner el peso de una pierna sobre la otra. Esta posición te ayudará a relajar los músculos del cuerpo.

Estar semi-sentada

Si sufres de molestia estomacal, reflujos o ardores prueba la posición semisentada. Puedes utilizar almohadas y cojines para encontrar el apoyo necesario y estar cómoda. En poco tiempo notarás que el malestar en el estómago disminuirá.

Los pies elevados

Las embarazadas con problemas de calambres en las piernas pueden probar a dormir con las piernas elevadas. Solo tienes que apoyar los pies sobre unos cojines y dejar que la circulación fluya.

¿Qué dice la ciencia?

Un estudio de la Universidad de Harvard aseguró que dormir hacia el lado izquierdo es para las mujeres embarazadas la postura más cómoda y a la vez recomendable.

Según el estudio,  esta postura permite que la placenta se oxigene mejor. Dormir hacia el lado izquierdo favorece el funcionamiento de los órganos internos, en especial, los riñones.

Esta es la mejor postura para el bebé, ya que sobre el lado derecho está situada la vena cava, la mayor del cuerpo, por la que circula un importante caudal de sangre.

Al acostarnos sobre el lado izquierdo evitamos la presión del peso del cuerpo sobre esta vena, favoreciendo la irrigación de la sangre hacia la placenta y aportando mayor cantidad de oxígeno y nutrientes para el niño.

Esta postura es recomendable cuando la barriga empieza a tener más volumen, alrededor del tercer o cuarto mes de embarazo, pero siempre dependerá de cada mujer.

Mas de este tema:

Los errores que puedes estar enseñándole a tu hija y afectará en su vida

Causas y tratamientos naturales para combatir el acné postparto

Cinco mandamientos para impulsar la “creatividad” en los niños

Te recomendamos en video: