La mejor manera de cuidar tu cabello en el embarazo

La caída del cabello es uno de los problemas más comunes en esta etapa.

Cuando una mujer sale embarazada son muchos los cambios que experimenta producto de las hormonas. Además de los cambios físicos que fácilmente se pueden evidenciar, un tema muy común en las mujeres embarazadas es que su cabello cambia este se verá diferente por lo que el cuidado debe ser muy específico y constante.

En el embarazo, el cabello se ve alterado por efecto de la hormona placentaria, así que cualquier cambio que sufra tu melena será consecuencia del tipo de cabello que tenías antes de la gestación. Así que toca en este período usar buenos champús y tratamientos de hidratación porque sufrirás de resequedad y deshidratación.

Si antes del embarazo sufres de cabello reseco, tenemos buenas noticias, pues en el embarazo como aumenta la secreción de grasas naturales del cabello hidratará tu melena y si antes del embarazo tu cabello se caía demasiado, como por arte de magia en este período no pasará.

Por efectos de las hormonas el cabello cambia en el embarazo. Por efectos de las hormonas el cabello cambia en el embarazo. - freestocks.org / Pexels

Para las que tienen el cabello grasoso, el embarazo aumentará tu problema, así que tocará cambiar de champú por uno suave, ya que te tocará lavarlo más seguido.

En este período te será beneficioso evitar el secador y aplica solo acondicionador en las puntas.

Aunque en el embarazo el pelo se ve más brillante, abundante y con vida. Y el período de lactancia favorece el crecimiento de la melena, cuando el cuerpo regresa a sus niveles hormonales regulares el cabello se ve afectado, y es en esta etapa cuando se cae en abundancia el pelo y disminuye su estado de salud.

Es por ello que durante el y después de este, el cabello necesita los siguientes mimos:

El cuidado diario es fundamental para la salud del cabello. El cuidado diario es fundamental para la salud del cabello. - cottonbro / Pexels

Lávalo con champú suave y aplica acondicionador especialmente de medios a puntas.

Si notas que el cabello está muy reseco aplica una vez a la semana mascarillas hidratante. Existen diferentes opciones en el mercado. Si deseas algo natural, mejor consulta con tu médico.

Cuando laves tu cabello realiza masajes suaves circulares con la yema de tus dedos en el cuero cabelludo.

Si el cabello se cae mucho puedes optar por productos anticaída.

Otras formas de cuidar el cabello durante el embarazo:

La caída del cabello es un proceso normal en el embarazo. La caída del cabello es un proceso normal en el embarazo. - Pixabay

Evita recogerte el cabello de manera fuerte y apretada, porque la pérdida favorece la caída del cabello.

La alimentación también es clave no solo para la salud de tu bebé, sino también para la tuya, incluyendo tu cabello, así que aumenta la ingesta de frutas y vegetales verdes que estimulen el crecimiento del cabello.

Evita cepillar con fuerza tu cabello mientras está húmedo y menos cepillarlo con peines de cerdas sintéticas, prefiere las naturales.

Si deseas utilizar elementos de calor, trata de hacerlo con volúmenes no tan calientes y protege tu cabello.

No laves el cabello con agua caliente esto quita el brillo, mejor lava con agua fría.

En el embarazo provoca que se reseque el cabello. Aplica un champú reparador para nutrirlo y mascarillas acondicionadoras.

Si tu cabello es normal, usa champús de pH neutro.

En el caso del cabello graso utiliza champús suaves y neutros.

Peina tu cabello antes de acostarte y al levantarte de forma suave y con mucha paciencia.

Procedimientos químicos:

Evita aplicarte procedimientos químicos en este período. Evita aplicarte procedimientos químicos en este período. - Pixabay

Tintes

Lo más recomendable es no aplicar tintes en esta epata por el amoniaco, de hacerlo que sea natural que no representan ningún peligro para ambos.

Mechas

Esta pudiera ser una opción segura para tapar las canas siempre y cuando no entren en contacto con el cuero cabelludo.

Alisados

No se tienen datos científicos que comprueben si afectan o no al feto, por lo que es mejor no aplicarlos durante este período.

Recuerda que cada cambio que quieras dar debe ser considerado por tu médico tratante, él tendrá la última palabra para determinar todo aquello que tanto a ti como a tu bebé le pueden hacer bien o mal.

Más de este tema:

Siete aceites naturales para que cuides la piel durante el embarazo

Las posturas ideales para descansar durante el embarazo

Estrías, celulitis y otros cambios en tu cuerpo que debes honrar tras ser madre y dejar de rechazar