Tres aspectos de la vida de Meghan Markle que cambiaron en Estados Unidos

La actriz ha señalado que está “encantada” de volver a vivir en Estados Unidos.

La actriz y exudquesa de Sussex, Meghan Markle, ya se encamina a cumplir un año de estadía en Estados Unidos al lado del príncipe Harry y el pequeño Archie Harrison.

Y es que en diversas entrevistas, la actriz ha señalado que está “encantada” de volver a vivir en Estados Unidos.

“Ha sido muy grato vivir acá (en Estados Unidos), ha sido reconfortante y una experiencia acogedora. No nos podemos quejar porque el recibimiento ha sido muy grato y más felices no podemos estar”, señaló en un medio estadounidense hace dos meses.

Pero su alejamiento de la realeza británica y su nueva vida en el país de las “barras y las estrellas” le ha permitido algunos cambios significativos en su vida y que cada día son más que evidentes, todo gracias a la libertad que ahora siente.

Acá los tres aspectos de la vida de Meghan Markle que cambiaron desde que llegó a Estados Unidos:

Cero reglas protocolares y de vestimenta

A su llegada al Reino Unido y luego de casarse con el príncipe Harry, Meghan Markle recibió una larga lista de normas protocolares y de la realeza, siendo las más estrictas las relacionadas con su forma de vestir.

Y es que Meghan recibió la orden de empezar a vestirse menos como una estrella de Hollywood y más como una royal.

La reina Isabel II fue muy estricta con las reglas y se comentó que en múltiples ocasiones hubo momentos de tensión entre ella y la Reina por los looks que Meghan seleccionaba en los eventos especiales.

Ahora, en Estados Unidos, Meghan tiene la completa libertad de vestirse como mejor le plazca y sin seguir tantas normas complejas.

En más de una oportunidad se le ha visto con shorts, pantaloncillos cortos, pantalones de mezclilla y camisas de los más diversos colores. Incluso, ha llegado a usar los cómodos leggins, una prenda prohibida dentro de la realeza británica.

Claro, Meghan en Estados Unidos sigue respetando la elegancia, estilo y glamour que siempre la ha caracterizado.

El poder de la política

La libertad de expresión en EE UU le ha permitido a Meghan Markle involucrarse en temas políticos, algo que no podía hacer en Reino Unido porque es un área que solo le corresponde a la reina Isabel II.

Recientemente, Meghan Markle se pronunció sobre las próximas elecciones estadounidenses, lo que provocó algunas críticas y halagos entre sus seguidores. Ella decidió no mantener una postura neutral y convertirse en una “voz” con el poder de influir.

Meghan aseguró en sus declaraciones que las venideras elecciones presidenciales de EE UU serán la “elección más importante” de los estadounidenses y pidió a los ciudadanos que usen su voto “para luchar por la libertad”, aunque nunca ha nombrado a algún candidato de su preferencia.

“Cuando votamos, nuestros valores se ponen en práctica y nuestras voces se escuchan. Tu voz es un recordatorio de que eres importante, porque lo eres y mereces ser escuchado”, dijo.

Sus declaraciones causaron la molestia del presidente Donald Trump y de la propia realeza británica que la exhortó a mantenerse al “margen” de la política. Pero, en su nueva vida Meghan ha señalado que “no se mantendrá callada”.

La voz feminista

En su estadía en Estados Unidos, Meghan Markle retomó sus habilidades y pasión por los blogs, hasta el punto que ella misma está creando su propio espacio donde dará consejos a las mujeres.

Asimismo, una de las principales preocupaciones sociales de Meghan es la lucha por la igualdad de género.

De hecho, la actriz ya tuvo que soportar antes ataques en las redes sociales y se sintió víctima de ataques racistas.

Es por eso que en EE UU, ella ha tomado el feminismo como bandera.

Meghan Markle se ha convertido en una representación perfecta de la mujer actual, reivindicativa y activa en lo que a la búsqueda de la igualdad de géneros se refiere.

“Estoy orgullosa de ser mujer y una feminista”, dijo Meghan Markle en su discurso de presentación como defensora de ONU Mujeres por la participación política y el liderazgo.

En Norteamérica, Meghan se ha mostrado preocupada por el papel de la mujer en la sociedad.

“Estamos viendo a muchas mujeres en diferentes comunidades que están marginadas. Todavía luchan para que tengan voz ante sus necesidades y eso no está bien. Es una razón más para que se apoyen unas a otras, y entiendan que esta pelea vale la pena. Todas tenemos que movilizarnos para que se escuchen nuestras voces”, dijo.

Mas de este tema:

El duro relato de la princesa Diana sobre su bulimia que dejó una profunda reflexión acerca de la salud mental

5 datos que no sabías sobre Lady Di y el único libro contado por ella misma

La princesa Leonor en tacones y falda midi muestra su nueva imagen y luce como una reina