Por qué es tan importante hablar sobre el acceso gratuito al condón femenino

Aún existen muchas falsas creencias que debemos romper en torno al condón femenino

Cada vez las mujeres tenemos más libertad en cuanto a  gozar de nuestra sexualidad se trata. Ha sido un camino largo y difícil pero cada vez se rompen más tabúes que nos hacían creer que el placer era algo malo. Sin embargo, aún falta mucho (muchísimo) para que todas tengamos acceso a la información sexual y a los servicios de salud que garanticen nuestro bienestar.

Se ha discutido mucho sobre el condón femenino ya que existen muchas dudas y falsas creencias en torno a su uso. Recientemente en México, se incluyó el condón femenino a la lista de métodos anticonceptivos gratuitos.como parte de la Estrategia para prevenir el Embarazo Adolescente, el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores el Estado, el ISSSTE. 

Esto no es un tema que sin duda le compete a todos ya que en muchas partes de Latinoamérica sigue siendo algo malentendido. 

Los condones femeninos (también conocidos como condones internos) son un tipo de anticonceptivo de barrera que se inserta en la vagina antes de tener relaciones sexuales. Estos protegen contra embarazos no deseados e infecciones de transmisión sexual (ETS).

TAMBIÉN LEE: Cosas que tu cuerpo hace cuando estás en tu momento más fértil

Muchas personas se sienten intimidadas por el condón femenino y hay quienes ni siquiera han visto uno en su vida pero creen que es algo extraño cuando es completamente normal y necesario en la vida de una mujer sexualmente activa.

Las realidad es que las mujeres pueden disfrutar más del sexo con un condón femenino porque se sienten seguras sabiendo que tienen el control de su salud sexual y reproductiva. Y es que piénsalo,cuando recurres a este, realemtente garantizas que ahí se quedará, a diferencia de cuando dejas todo en manos del hombre que por desgracia, hay muchos casos en los que este se retira el condón masculino sin avisar, sólo porque así lo quiso (y ese es otro tema que nos preocupa)

Quizá los condones femeninos requieren práctica para insertarse correctamente pero vale la pena aprender de ellos. 

El tipo de condón más popular y accesible es el condón masculino, que se coloca en el pene erecto justo antes de tener relaciones sexuales.

Los condones femeninos se colocan dentro de la vagina y son diferentes del dique dental (una barrera que se coloca justo fuera de la vagina para el sexo oral).

TAMBIÉN LEE: Tres aplicaciones para llevar el control de tu ciclo menstrual

El condón femenino se puede insertar en la vagina hasta ocho horas antes de tener relaciones sexuales y al estar adentro, corren menos riesgo de sufrir daños (aunque claro, tienes que asegurarte de que esté en perfectas condiciones para que no suceda algo que no quieres).

La mayoría de los modelos disponibles en el mercado tienen un anillo flexible en ambos extremos: un anillo interno para sostener el condón dentro de la vagina y un anillo externo para evitar que el condón sea empujado hacia la vagina. El anillo externo también cubre parte de la vulva.

¿Por qué usar un condón femenino?

Los condones femeninos a menudo están hechos de poliuretano o nitrilo, que es seguro para las personas alérgicas al látex. Otro beneficio de los condones femeninos de poliuretano o nitrilo es que se pueden usar con todo tipo de lubricantes. Asegúrate de revisar el empaque antes de usarlo si tiene alergias al látex o use un lubricante adicional para compatibilidad.

El condón femenino no requiere una erección para su uso, a diferencia del condón masculino, que sí lo requiere antes de ponerse.

TAMBIÉN LEE: Síntomas que revelan que podrías tener ovario poliquístico y no sabías

Después del sexo, no es necesario quitar el condón femenino inmediatamente, pero si tu pareja eyaculó, pueden desparramar todo por todas partes. Es mejor quitarse el condón femenino estando acostada, sujetando el anillo exterior del condón y girándolo unas cuantas veces para sellar cualquier líquido eyaculado para un proceso de limpieza rápido y fácil.

Si bien los condones femeninos y masculinos funcionan como métodos de barrera, se necesita más investigación sobre qué tan bien protegen  contra la propagación de ETS durante el sexo anal. Es de gran importancia hablar del condón femenino, dejar de temerle y experimentar con ellos para que te sientas lo más cómoda y segura posible durante un encuentro sexual.

Te recomendamos en video