Salud

“Los niños no nacidos ya son niños”: Polémico fallo sobre Fertilización In Vitro que alarma a parejas con problemas de fertilidad

Celine Dion, Kim Kardashian, Emma Thompson, son algunas de las famosas que tras varios intentos fallidos, lograron sus hijos por FIV

“Los niños no nacidos ya son niños”: Polémico fallo sobre Fertilización In Vitro que alarma a parejas con problemas de fertilidad

Son muchas las famosas que han recurrido a la Fertilización In Vitro (FIV) para ser madres. Aun cuando es un tema que se habla bajito, algunas alzaron la voz como fue el caso de la ex primera dama de Estados Unidos, Michelle Obama, quien después de un aborto, decidió tener sus hijas por ese método.

La Fertilización In Vitro es un proceso en el cual los óvulos se extraen de los ovarios, se fertilizan con espermatozoides en el laboratorio y luego se transfiere un embrión al útero para la implantación.

La cantante Celine Dion, quien hoy pasa por una difícil enfermedad, también tuvo a sus 3 hijos, gracias a la fecundación in vitro, el primero fue hace 18 años, y 10 años después dio a luz a unos gemelos.

Recomendados

La actriz Emma Thompson tuvo a su hija su hija Gaia por fecundación in vitro tras varios intentos frustrados de quedarse embarazada. Kim Kardashian, después de un primer parto complicado, de su hija North, acabó por someterse a un tratamiento FIV para tener a su hijo Saint.

Un fallo que pone en riesgo a parejas y médicos

Pero resulta que la Corte Suprema de Alabama dictaminó que los embriones congelados pueden considerarse niños, según la legislación estatal. Esta decisión se emitió tras la demanda por homicidio culposo de tres parejas cuyos embriones fueron destruidos en un accidente ocurrido en una clínica de fertilidad.

Precisa la agencia AP que los jueces, que citaron una disposición antiabortista de la Constitución de Alabama, dictaminaron que una ley estatal de 1872 que permite a los padres demandar por la muerte de un hijo menor de edad, “se aplique a todos los niños no nacidos, independientemente de su ubicación”.

“Los niños no nacidos, son niños, sin excepciones basadas en la etapa de desarrollo, la ubicación física o cualquier otra característica complementaria”, escribió el juez Jay Mitchell en el fallo del Tribunal compuesto totalmente por republicanos.

Qué implicaciones tiene el dictamen

Actualmente, las personas que conservan embriones sobrantes de la FIV tienen la posibilidad de elegir qué hacer con ellos: congelarlos para más ciclos o futuros intentos de embarazo, donarlos a otras personas que deseen concebir, destinarlos a la investigación o desecharlos.

Pero si, como dictaminó el Tribunal Supremo de Alabama, los embriones se consideran “niños”, esto significaría que cualquier embrión que se destruya o deseche en el proceso de la FIV o después del mismo podría ser objeto de demandas por homicidio culposo.

Según el portal Wired, la sentencia crea una responsabilidad potencialmente paralizante para las clínicas que realizan el proceso y los pacientes que recurren a ellas.

Destaca que los médicos quizá opten por intentar engendrar embriones de uno en uno para evitar la responsabilidad que conlleva la producción de más, o quizá renuncien por completo a la FIV para evitar la obligación de hacerse cargo cuando los embriones no sobrevivan al proceso.

El caso que llevó al dictamen

En el caso de Alabama, un paciente del hospital entró a un almacén que no estaba cerrado con llave, sacó algunos embriones congelados que se conservaban a temperaturas bajo cero y, al sufrir una quemadura de hielo, los dejó caer, destruyéndolos.

Los pacientes de la FIV afectados presentaron demandas por homicidio culposo contra la clínica conforme a la Ley estatal de Homicidio Culposo de un Menor.

El caso fue desestimado inicialmente en un tribunal de primera instancia, que dictaminó que los embriones no se ajustaban a la definición de “menor”. Pero el Tribunal Supremo de Alabama determinó que “se aplica a todos los niños, nacidos y no nacidos, sin limitación”.

En una opinión concurrente, el presidente del Tribunal Supremo, Tom Parker, aludió a sus creencias religiosas y citó la Biblia para apoyar la postura.

“No se puede destruir injustamente la vida humana sin incurrir en la ira de un Dios sagrado, que considera la destrucción de su imagen como una ofensa a sí mismo”, escribió Parker. “Incluso antes de nacer, todos los seres humanos llevan la imagen de Dios, y sus vidas no pueden ser eliminadas sin borrar su gloria”.

Tags

Lo Último


Te recomendamos