Salud

¿Te ha temblado el ojo? Estas son las razones y las enfermedades que podrías padecer

Es un movimiento involuntario, que aunque es benigno, puede producir molestias.

¿Te ha temblado el ojo? Estas son las razones y las enfermedades que podrías padecer

Carmen trabaja desde la comodidad de su casa. Pasa de 12 a 14 horas pegadas al ordenador y en las últimas semanas le empezó a temblar el ojo.

El parpadeo le daba por momentos, pero llegó a ser tan seguido que Carmen decidió ir al oftalmólogo a revisarse para saber que estaba sucediendo.

¿Qué es el temblor de ojo?

Según los especialistas, el temblor en el ojo consiste en un parpadeo repetitivo y esporádico que no puede controlarse.

Es un movimiento involuntario, que aunque es benigno, puede producir molestias.

El nombre técnico para el temblor en los ojos es blefaroespasmo y también es conocido como tic nervioso.

Según el portal Oftalvist, el blefaroespasmo suele presentarse en unos de los ojos, es más habitual el temblor en el párpado inferior.

Es común que, al mirarse en el espejo, no se observe movimiento en el párpado a pesar de sentir el movimiento involuntario.

Este temblor en el ojo puede estar acompañado de otros síntomas como la sensibilidad a la luz o visión borrosa. Cuando el temblor en el ojo no es intenso, afecta únicamente a algunas fibras del músculo orbicular.

Causas del temblor en el ojo

Una de las principales causas del temblor en el ojo es porque palpita el párpado, que por otro lado es muy frecuente y hasta podríamos decir que casi todas las personas padecen sus síntomas en mayor o menor intensidad en algún momento de su vida.

Las causas son muchas, pero estás son las más evidentes:

Estrés y ansiedad

El temblor de ojo es, casi siempre, de tipo nervioso provocado por una mala gestión del estrés y por etapas vitales de gran angustia. Por ello suele considerarse como una señal clara de estrés en la mayoría de los casos.

Sequedad ocular

Aunque es menos habitual, un déficit de lágrima en el ojo o que esta sea de mala calidad, puede llegar a provocar que se irrite la córnea o la conjuntiva, y esto conduzca a un parpadeo involuntario y a que el ojo palpite.

Cansancio

El exceso de trabajo, sobre todo frente al ordenador, también puede hacer que el ojo empiece a temblar. En ocasiones, la falta de horas de sueño puede estar detrás de este problema.

Abusar de las pantallas electrónicas

Pasar más tiempo de lo debido en esta situación, sobre todo si no se tiene la precaución de tomar descansos periódicos, frente al ordenador, la tablet, la consola o el televisor también favorece la aparición de estos espasmos en los párpados.

Defectos refractivos mal corregidos

Si necesitamos gafas o lentes pero nos las llevamos o lo hacemos, pero con una graduación incorrecta, aumentamos las posibilidades de que nos tiemble el ojo.

La solución a este problema pasa por adaptar los valores de las gafas o las lentes de contacto o por realizarnos una intervención de cirugía refractiva.

Exceso de consumo de cafeína y otras bebidas estimulantes

Este tipo de productos pueden llegar a alterarnos y favorecer los espasmos oculares provocados por el estrés.

Carencia de algunas vitaminas o minerales

La falta de determinadas vitaminas esenciales, como la B12, o minerales como el magnesio o el potasio, pueden provocar espasmos involuntarios en los músculos, incluyendo los de los párpados.

Posibles trastornos del sistema nervioso

Solamente en un número muy pequeño de casos, el temblor de ojo se puede deber a algún tipo de trastorno del sistema nervioso, como el blefaroespasmo o el espasmo hemifacial.

Alergias

Las alergias pueden producir enrojecimiento, picor o lagrimeo en los ojos. Cuando esto ocurre solemos frotarlos, lo que hace que se libere histamina hacia el interior del ojo y la histamina puede provocar temblor involuntario en los ojos.

¿Qué tipos de temblor de ojo existen?

Según el portal de la Clínica Baviera, existen tres tipos de temblores en el ojo y cada uno de ellos tiene una sintomatología diferente:

Espasmo palpebral menor

Es una contracción del párpado muy ligera, parecida a un temblor leve o a una pequeña vibración. No suele requerir tratamiento y su resolución es rápida y espontánea. A este tipo de espasmo se le conoce también como tic o contracción nerviosa.

Blefaroespasmo benigno esencial

Este tipo de alteración suele afectar a ambos ojos, es decir, es bilateral. Sus síntomas son más serios, ya que provoca un cierre involuntario del párpado, que puede llegar a ser muy intenso y, con el tiempo, convertirse en crónico e incapacitante ya que resta visión. A veces, va acompañado de movimientos también involuntarios de otras partes del cuerpo: cuello, cabeza o boca.

Espasmo hemifacial

El trastorno se localiza únicamente en los músculos de un solo lado del rostro y está causado por la compresión del nervio facial por un vaso sanguíneo o una arteria. Se manifiesta también como movimientos involuntarios de carácter irregular, pero en este caso más progresivos. Además de al músculo orbicular, puede afectar a los músculos de alrededor de la boca y al músculo frontal.

Qué medidas tomar

Las propias causas del parpadeo involuntario o del temblor del párpado continuo ya nos ofrecen pistas sobre cómo evitar el temblor en el ojo, entre las que destacan:

  • Intentar evitar las situaciones estresantes.
  • Realizar descansos periódicos cuando utilicemos el ordenador u otros aparatos electrónicos.
  • Practicar deporte y otras actividades relajantes, como el yoga, para controlar la ansiedad.
  • Utilizar técnicas de relajación y de mejora de las habilidades comunicativas y de relación con los demás.
  • Acudir a terapia psicológica para tratar el estrés, cuando sea necesario.
  • Descansar más y dormir unas 8 horas.
  • Evitar la cafeína y otras sustancias estimulantes o, al menos, moderar su consumo.
  • Lubricar los ojos con lágrimas artificiales.
Tags

Lo Último


Te recomendamos