Psico

Alejarte de la persona con la que querías intentarlo todo es de las experiencias más dolorosas

La decisión correcta, a veces, es alejarte de alguien a quien amas aunque duela.

Ryan Gosling y Emma Stone en La La Land

Las rupturas nunca son fáciles. Aun cuando ambos en una pareja estén de acuerdo en que es mejor tomar caminos separados, terminar una relación siempre implica dolor, incomodidad y duelo.

No obstante, una de las experiencias más dolorosas que se pueden atravesar en el terreno del amor es decidir alejarnos de una persona con la que veíamos un futuro y queríamos intentarlo todo.

Se supone que cuando nos determinamos a cortar un vínculo es porque ya no hay amor, pero esto no siempre es así. A veces, resulta que seguimos amando, pero otros factores impiden la relación.

Las razones detrás son prácticamente infinitas. No obstante, casi todas tienen en común el hecho de que, si no nos causan sufrimiento o infelicidad, nos impiden nuestro crecimiento y realización.

¿Por qué alejarte de la persona con la que querías intentarlo todo?

Muchas hemos tenido una pareja que nos gustaba tanto que casi veíamos sus defectos como imperfecciones perfectas. Él tenía todo lo que podíamos haber pedido y la relación fluyó natural.

Parecía ser orquestado por el destino, los astros o en lo que creas. Al menos eso piensas al principio porque todo es tan soñado. Pasan tiempo juntos y se conectan en todos los sentidos.

Todo va escalando hacia el siguiente paso y el siguiente. Entonces, comenzamos a soñar un futuro. Buscar una casa si no viven ya juntos, tener una mascota o hasta formar una familia.

Hasta que un cambio pone la relación en otra perspectiva y las cosas comienzan a transformarse. Ahí es cuando te das cuenta de que te tienes que esforzar más cada día para conectarte con él.

Te empiezas a cansar de intentar y las actitudes cambian. Piensas que es una fase hasta que un día descubres que no es así. En realidad, hay debajo problemas que hacen insostenible la relación.

Sus sueños juntos sobre el futuro dejan de conectar con la vida real. Tu corazón se rompe, temes que la situación te trague, sabes que la relación perdió el sentido y ninguno está creciendo.

¿Cuáles son las principales señales de que debes terminar un romance incluso si sientes amor por tu compañero y veías un futuro juntos? De acuerdo a Healthline, se trata de las siguientes:

  • Terminan y vuelven constantemente
  • Tú eres la que hace todo el sacrificio
  • Desconfías de tu pareja
  • Se han distanciado
  • Tus valores principales están comprometidos
  • Ya no te preocupas ni te esfuerzas
  • Experimentas abuso físico o emocional
  • No te gusta cómo eres al lado de tu pareja
  • Pelean sin parar
  • No estás satisfaciendo tus necesidades
  • Todo el tiempo piensas en romper

Alejarse de alguien con quien soñabas un futuro es de lo más desgarrador que vivirás

Si ya agotaste los recursos, intentaste todo, aceptas que no hay forma de cerrar la brecha y que ya no quieres estar en la relación. Entonces, es momento de dar el paso antes de lastimarse más.

El reconocimiento de esto es doloroso y hace tu corazón hundirse. Lo peor es que apenas empieza ahí. No solo porque todavía amas a tu pareja, te preocupas por él y siguen teniendo una amistad.

Sino también porque es como si cortáramos y nos despidiéramos de una parte de nosotras mismas adherida a esa otra persona que nutríamos con sueños, emociones, proyectos e ilusiones.

Gracias a las comedias románticas, existe esta errónea idea de que la persona que decide terminar o alejarse de otra es fría, despiadada o solo quieren correr a los brazos de alguien más.

Y, aunque no se puede negar que sea el caso de unos, no representa la realidad para la mayoría de seres humano. ¡Muchas enfrentan pensamientos y sentimientos confusos y dolorosos!

La parte más punzante es aceptar que debes alejarte. Es un acto de honestidad, de amor hacia el otro y amor propio. Cuando, finalmente lo hagas, aunque sabes que es lo mejor, no será sencillo.

De hecho, experimentas niveles de dolor y decepción que son difíciles de procesar. Primero, te sientes como criminal porque crees estar abandonando a tu compañero tras años de promesas.

Luego, te empieza a golpear la ansiedad por la soledad porque estás alejando de tu vida a una de las personas más cercanas a ti; a quien durante años le escribiste todos los días y compartiste todo.

La angustia te empieza a carcomer y todas las cosas que hicieron juntos o las canciones de moda te recuerdan esa relación que fue. Es como romper su vínculo una y otra vez.

Se trata de una situación desgarradora y la duda comenzará a entrar. Te preguntarás si la medida adecuada debe doler tanto y hacerte sentir tan mal. Toma tiempo, pero verás que es normal.

Las claves, según expertos, para atravesar estos momentos es aceptar que va a doler y es aterrador. Todas las rupturas duelen en menor o mayor medida así que no hay que endulzarlo.

En segundo lugar, hay que tener claras las razones detrás de esta decisión para estar firme y no prolongar el sufrimiento. Por último, debes permitirte experimentar lo que sea que sientas.

Vas a salir adelante y te darás cuenta de que hiciste lo correcto

En ocasiones, la decisión correcta es la más dura. No puedes arreglar tus sentimientos. Después de todo, lo mejor que podías hacer era terminar una relación rota o que te corta las alas.

Es lo más positivo para los dos incluso si inicialmente no lo parece. Lo único que se puede hacer es dejarse abrazar por estas emociones para poder comenzar a sanar y un día lo notarás.

Tras terminar una relación, en cualquier escenario, es crucial que busquemos retomar el vínculo con nosotras y nuestra autoestima para continuar adelante totalmente plenas.

Cuando se ha estado mucho tiempo con alguien, es muy común perder el sentido de nosotras mismas y quedar enclaustrada en las necesidades de la otra persona o del idilio.

Por esto, lo recomendable es tomar medidas realistas para nutrir esas áreas de tu vida que quizás has descuidado durante este tiempo. También fomentar esas relaciones familiares y amistosas.

En el proceso, recuérdate siempre que era necesaria la decisión que tomaste. Ahora es momento de renacer, reencontrarte y aplaudirte por haber sido valiente para ir tras tu felicidad.

Cada vez estarás mejor. Refugiada en tus hobbies y tus seres queridos, verás cómo empiezas a sentirte como tú misma otra vez. Además, puedes empezar a hacer cosas por ti y solo para ti.

Tras semanas de tortura, comprenderás que terminar con alguien con quien soñabas intentarlo todo es desgarrador y da miedo, pero a veces es necesario para dar paso a una etapa más feliz.

Eres fabulosa, eres fuerte, eres valiente y lo serás aún más cuando salgas de esto. Así que sé amable contigo, enfócate en ti y, si lo necesitas, no dudes en buscar ayuda profesional.

Tags

Lo Último


Te recomendamos