Psico

Sexo y salud mental, ¿qué pasa si no tengo relaciones sexuales?

La Dra Nuria Vanegas (sexóloga) y el Dr David Sucre (psicólogo) nos hablan de los efectos y consecuencias de no tener sexo.

Foto IHOR PUKHNATYY

La mayoría de gente, en algún momento de su vida, pasará por un período de sequía, durante el que no tendrá relaciones sexuales en bastante tiempo. Es que hay cosas que no logramos entender en cuanto a la función de nuestro cuerpo, pero no te preocupes que hoy tenemos a dos expertos que despejarán todas esas dudas.

Lo primordial es tener en cuenta que la sexualidad es un aspecto central del ser humano, algo que, aunque varía a lo largo de nuestra vida, nos acompaña en cada una de nuestras etapas.

Si estás en un período de abstinencia es posible que te preguntes cuáles son los efectos de no tener sexo y qué pasa cuando dejas de tener relaciones por meses. Nuria Vanegas, sexóloga y David Sucre, psicólogo nos dan las claves para entender bien el por qué podría afectar el no tener relaciones sexuales en nuestra salud mental.

No tengo deseo sexual ¿debo preocuparme?

Para la experta no tener deseo sexual se debe a muchos factores que influye de manera más frecuente en las mujeres, esto puede ser por condiciones médicas, psicológicas y emocionales.

“La ausencia de deseo es el problema sexual más frecuente en la mujer y se manifiesta poniendo excusas a menudo a la pareja para evitar tener relaciones, casi nunca se acuesta a la vez, sino que espera a que se duerma, es obvio que algo pasa. Pero lo peor es que a menudo esta situación le supone un sentimiento de culpa, les da la sensación de no estar ‘cumpliendo’, y aumentan los nervios en la medida que se dilata el encuentro. Puede ser un trastorno de toda la vida (primario) o adquirido (secundario), generalizado (con todas la parejas) o situacional (con una pareja específica)”, expresó.

¿Qué causa la falta de deseo sexual?

Si ve y siente las relaciones sexuales como algo desagradable, como un castigo, puede tratarse de una disfunción primaria, que en líneas generales tiene que ver con obediencia subconsciente a mandatos familiares, donde el pánico a las consecuencias de las relaciones sexuales ha sido instalado como una semilla que se alimenta con cada intento o pensamiento sexual y se agranda en cada ocasión, en este caso no habrá interés sexual hacia ninguna persona ni circunstancia.

¿Cómo puedo reavivar el deseo sexual?

Hay que identificar los tipos de falta de deseo sexual y con base a eso realizar un diagnóstico médico más a profundidad junto con un especialista.

Primaria: afecta especialmente a mujeres que nunca en sus vidas han tenido un deseo sexual suficiente o tienen una nula capacidad para tener fantasías sexuales, es mandatorio hacer exámenes de sangre y terapia.

Secundaria: aquellas personas que han disfrutado de un deseo normal pero que pierden el interés por la conducta sexual; esto se puede dar por factores estresantes, hay que solucionar emocionalmente esas condiciones con terapia (ya que no han podido ser solucionados a voluntad y están presentando complicaciones en otras esferas, tales como la sexualidad).

Estos consejos te pueden ayudar:

  • Haz ejercicio, ya que eleva el nivel de testosterona y es la encargada de aumentar el deseo sexual en hombres y mujeres (además de estrógenos y progesterona)
  • Reduce el estrés.
  • Comunícate con tu pareja, da seguridad y aumenta el romanticismo.
  • Reserva tiempo para la intimidad. Agendarlo con entusiasmo y recordar la forma en que se acordaba la salida con la novia.
  • Añade atractivo a tu vida sexual. implementa juegos, fantasías, juguetes, avanza paso a paso
  • Abandona los malos hábitos, como no dormir las horas adecuadas, alimentación elevada en grasa y harinas, alcohol, entre otros.
  • La terapia es el factor decisivo si no hay cambio con la implementación de estas actividades

Generalizada: el afectado/a no puede experimentar deseo ni hacia su pareja ni hacia otras personas.

Situacional: no experimenta deseo sexual hacia su pareja, pero sí hacia otras personas.

Si ves y sientes las relaciones sexuales como algo desagradable, como un castigo, puede tratarse de un problema general. A menudo la falta de deseo sexual suele acompañarse de otro problema físico o psíquico, siendo lo más común padecer una disfunción sexual.

¿Qué pasa si una mujer no tiene sexo en mucho tiempo?

En el sentido emocional, la sexualidad se convierte en un asunto importante para quienes sostienen algún tipo de vínculo sentimental, por lo que la abstinencia o la falta de deseo sexual puede afectar negativamente a la pareja, en términos de comunicación e intimidad.

  • Debilitamiento del sistema inmunitario, presentando resfriados o gripes, con mayor frecuencia.
  • Aumento progresivo de dificultades a la hora de mantener relaciones sexuales.
  • Aumento de los dolores menstruales por la reducción de las contracciones uterinas producidas durante las relaciones sexuales.
  • Mayor probabilidad de sufrir una cardiopatía:, ya que se reduce el equilibrio de estrógenos y progesterona, regulado por la actividad sexual.
  • Dificultades para controlar el nivel de estrés y/o ansiedad.
  • Dificultad para conciliar el sueño, aumento de ansiedad y depresión debido a la falta de liberación de oxitocina y endorfinas producidas por el acto sexual.
  • Disminución progresiva de libido y el interés por el sexo en general.
  • Desconexión con la pareja al eliminar el vínculo sexual.

¿Qué problemas pueden aparecer por falta de sexo?: salud mental

Para el psicológo David Sucre es importante dejar claro que cuando hablamos de salud mental estamos tratando acerca de la adecuada organización, equilibrio y bienestar emocional del cuerpo más no de enfermedades. Además, nos explica que dentro del campo psicológico existen dos tipos de problemas de salud mental asociados a la afectividad y la vida laboral en los que debe primar la estabilidad.

En el grupo de la afectividad una de las cosas fundamentales es la salud sexual, la conducta sexual en el humano está asociada al erotismo que a su vez se suma con el placer, en este sentido si existe algún desfaz en esta parte de no ser así claramente se evidenciará un cuadro de salud mental; trastornos de la autoestima, fobias, depresión, ansiedad, etc.

¿Cómo beneficia el sexo?

El comportamiento sexual tiene muchos beneficios para la salud física y mental. En primer lugar la afectividad porque hay alguien con quien compartes sentimientos, te sientes querido, desarrollas intimidad y relación afectiva. Dentro del campo fisiológico el tener encuentros sexuales aumenta los niveles de oxitocina, hormona que favorece al reconocimiento y establecimiento de relaciones sociales y podría estar involucrada en la formación de relaciones de confianza y generosidad entre las personas.

Evidentemente, no se trata precisamente de uno de los ejercicios que queman más grasa y te ayudan a adelgazar, pero sí que quemarás calorías durante su práctica. Mantener relaciones sexuales estimula la liberación de oxitocina y reducen el nivel de cortisol en sangre, conocida como la hormona del estrés.

Después de un orgasmo disminuyen los niveles de dopamina (hormona del placer), pero se incrementan los de prolactina, por lo que es normal experimentar una sensación de satisfacción a la vez que somnolencia.

Es fundamental aclarar que no es solo tener sexo por tenerlo, el sexo debe ser pleno, sostenido emocionalmente y lo más importante es la face del climax; si en esta face no la compartes con alguien que te brinde lo anteriormente explicando, no sentirás satisfacción al contrario te hará sentir frustrado, cansado y repercutirá en tu salud mental.

¿Cómo se relacionan sexualidad y salud mental?

Podríamos decir que la sexualidad es una forma de comunicación. Abarca al sexo, las identidades y los papeles de género, el erotismo, el placer, la intimidad, la reproducción y la orientación sexual. La salud mental y la salud sexual están directamente relacionadas, pues la salud sexual tiene que ver con el ejercicio del bienestar, físico, emocional, sociocultural vinculado con la sexualidad (como un todo)

Todos los seres humanos experimentamos la sexualidad de manera individualizada. Esta forma parte de la identidad de las personas y cuando se dan problemas sexuales, dicha identidad puede verse afectada y, como consecuencia, nuestra salud mental.

Nuestra manera de vivir, sentir y experimentar la sexualidad puede influir en nuestro:

  • Estado de ánimo.
  • Autoestima positiva/infravaloración.
  • Plenitud/disfunción sexual.
  • Concepción positiva del mundo y la vida/prejuicios, creencias y formas inadecuadas de concebir la sexualidad.
  • Satisfacción/insatisfacción personal.
  • Seguridad en socialización/problemas relacionales.
  • Vivencia adecuada/errónea de la sexualidad.
  • Cumplimiento/abandono de tratamientos pautados.

La sexualidad es fuente de salud, comunicación, amor y afecto. Para disfrutar de una manera plena, la sexualidad se puede considerar útil que cada persona se conozca, se quiera, se respete, y se responsabilice.

No solo te afecta emocionalmente

El no tener relaciones sexuales no afecta solo de manera psicológica, pues también tiene gran influencia en tu salud física. Según el portal Flo, no tener relaciones sexuales podría influir sobre tu sistema inmunitario, salud vaginal y otros.

  • Sistema inmunitario: las relaciones sexuales frecuentes mejoran el sistema inmunitario y preparan el cuerpo para luchar contra la enfermedad liberando endorfinas. Esto significa que algunos de los desventajas de no tener sexo es que puedas sufrir enfermedades como resfriados o gripe con más frecuencia.
  • Salud vaginal: tener relaciones sexuales después de un largo periodo sin ellas puede ser incómodo. El cuerpo femenino necesita más tiempo para excitarse y producir lubricación suficiente para que el sexo sea fácil y cómodo. Las relaciones sexuales frecuentes o la masturbación pueden mantener los tejidos de la vagina sanos al mejorar el riego sanguíneo.
  • Dolores menstruales: para algunas personas, el sexo es un excelente remedio para los dolores menstruales. Tanto el aumento de endorfinas provocado por las relaciones sexuales como las contracciones uterinas que se producen con el orgasmo pueden ayudarte a aliviar los dolores menstruales. No es necesario tener relaciones sexuales para lograr estos beneficios, la masturbación puede tener el mismo efecto.
  • Salud cardiovascular: si no tienes relaciones sexuales con regularidad, te expones a un mayor riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular. Además, de ser una manera de hacer ejercicio, el acto sexual ayuda mantener equilibrados los niveles de estrógenos y de progesterona, lo que puede disminuir el riesgo de cardiopatía.

¿Sabías qué dormir poco afecta a la vida sexual?

Se sabe que la ansiedad y la depresión (efectos secundarios del insomnio o la falta de sueño) causan disfunción sexual. Cuando el cuerpo se estresa porque no puede dormir, el cerebro suprime la producción de hormonas sexuales como el estrógeno y la testosterona.

No le brindes más excusas a tu cuerpo para disfrutar de tu sexualidad, si sientes que algo no está bien existe un campo de expertos que podrán guiarte.

Tags

Lo Último


Te recomendamos