Está bien no sentirte feliz todo el tiempo: ¡demasiada positividad también agota!

La presión por pensar siempre positivo también puede ser contraproducente

Estamos atravesando por momentos tan caóticos que es normal sentirte abrumada y sin rumbo. Una parte de ti sabe que no puede caer en el pesimismo pero la otra, simplemente no está de humor para frases positivas o motivacionales. La realidad es ésta: Está bien no estar bien todo el tiempo. 

Sé que a veces puede ser difícil de creer, que tienes que hacer lo posible por mantener la sonrisa y la buena energía 24/7 pero a veces, es necesario sentirte enojada, llorar, gritar y querer alejarte de todo.

Las redes sociales han hecho que olvidemos lo importante que es abrazar el caos que nos rodea. Todo es tan perfecto todo el tiempo que por momentos nos sentimos culpables por pensar negativamente. Pero entre tanto caos, es difícil no preguntarse cómo le hacen todos para ver siempre la vida de colores.

Sí, un rayo de luz siempre es importante en medio de la tormenta pero lo cierto es que el exceso de positividad puede ser peligroso. 

ansiedad nocturna

Los psicólogos clínicos describen esto como “la suposición, ya sea por uno mismo o por los demás, de que a pesar del dolor emocional o la situación difícil de una persona, solo debe tener una mentalidad positiva o, mi término favorito, 'vibraciones positivas""

Con la positividad tóxica, las emociones negativas se consideran inherentemente malas. En cambio, se empuja compulsivamente la positividad y la felicidad, de modo que las experiencias emocionales humanas auténticas se niegan, minimizan o invalidan 

La presión de estar siempre bien invalida la variedad de emociones que todos experimentamos y eso termina siendo demasiado agotador.

Está bien no estar bien todo el tiempo. Todo lo que sientes es muy válido.

ansiedad

Sentirte triste o ansiosa no te hace débil ni menos deseable. No trates de evitar esos sentimientos porque son lo que te hacen humana. Tu salud mental es mucho más importante que esas personas de todos modos. No estás rota ni eres débil. No hay nada más hermoso que la vulnerabilidad humana. 

Todo el mundo se enfrenta a parches en el camino. No estás sola. Vivimos en una sociedad donde la respuesta automática al "¿cómo estás?" debe ser "estoy bien", porque de lo contrario, te consideran "loca".

Está bien sentirte impotente. Está bien tener miedo. Está bien sentirte enojada o triste cuando todos los demás parecen felices. Está bien ser quien eres. Está bien ser diferente. Está bien no tener todo resuelto.

ansiedad al despertar

Deja de creer que tienes que ser feliz como todos los demás. Cada quien tiene sus propias batallas y si en estos momentos no estás al cien, es muy válido. Sólo hay que saber manejar esas emociones para no dejar que nos consuman.

Necesitamos normalizar el no sentirnos bien para encontrar una solución en vez de seguir alimentándolo como tabú.

No eres menos por pedir ayuda ni tampoco eres un fracaso por sentirte positiva todo el tiempo. ¡Al contrario! Eres muy fuerte por afrontarlo todos los días, por seguir adelante a pesar de que cargas un enorme peso sobre tus hombros.

ansiedad

Hablar sobre lo que sientes con las personas que se preocupan por ti es más sano que sólo guardarte las emocione y pretender que todo está bien. No se trata de que todo el mundo se entere de lo que te agobia pero sí de que te hagas de una red de apoyo que esté en esos momentos en los que no estás bien.

Recuerda: no necesitas tener todo resuelto en este momento. Cada quien va a su ritmo. Así que respira  y deja que las cosas se vayan acomodando. Todo eso malo en lo que estás pensando no durará para siempre. las cosas pasan y eventualmente te sentirás mejor. Confía y deja de presionarte por lo que la sociedad dice que "deberías ser".

Más de este tema

5 pequeños recordatorios que te darán fuerza cuando sientas que la ansiedad te consume

No te sientas culpable por poner tu felicidad primero

Estos son los tipos de personas que pueden empeorar tu ansiedad

Te recomendamos en video