Soy una mujer fuerte porque no me dejo de nadie

Ser una mujer fuerte no se trata de tener un gran físico

Cuando el mundo te dijo que "no", no escuchaste. No prestaste atención a esas palabras que sólo pretendían derribarte. No dejaste que te ataran, ni que te cortaran las alas. Lograste silenciarlas y seguiste avanzando.

Te aferraste a la visión de lo que querías y no la dejaste ir. Ignoraste a los detractores, a los que odian y a los sólo buscan molestar. Estás tan segura de tus convicciones que sabes que aún si fallas, eres capaz de levantarte y volver a tomar vuelo.

Porque no te conformas ni te dejas de nadie.

Has dejado de derramar lágrimas por personas que no derramarían ni una gota por ti. Ya no persigues amor, ni ruegas a nadie que se quede porque sabes que no mereces sobras.

TAMBIÉN LEE: Así es como las mujeres que fracasaron en sus relaciones inspiran a otras a ser fuertes

Sí, en el pasado te lastimaron. Lloraste y sufriste; te quedaste días en tu habitación sin ganas de levantarte de la cama. Pero finalmente aprendiste a desechar aquello que te resta brillo y ahora, has dejado un espacio en tu corazón para todo lo que te sume. 

Ya no estás para amores a medias ni falsas amistades ni expectativas vacías. No buscas complacer a nadie ni seguir a la corriente; tampoco esperas a que alguien más te diga lo mucho que vales. Estás segura de quién eres y lo que quieres para ti, no importa lo que digan otros. Eres una mujer fuerte que no se deja de nadie. 

TAMBIÉN LEE: Estar embarazada durante la pandemia puede hacerte sentir muy sola pero no debes preocuparte

No es que te hayas convertido en piedra ni que estés reprimiendo tus emociones. Al contrario, sabes lo importante que es abrazar todo eso que sientes pero ya no dejas que nadie lo tome como una debilidad. Tus emociones son lo que te permiten ser fuerte. Y aunque a veces duele, sabes que es parte de sanar.

Te has tropezado varias veces pero has aprendido. Has sido lo suficientemente fuerte como para enfrentar tus propios demonios, tus adicciones, tus parejas abusivas y tus momentos más oscuros. Has aprendido a enfrentar una ruptura, un rechazo, una traición y cualquier decepción que haya puesto a prueba tu sanidad.

Hoy eres una mujer fuerte, con un alma inquebrantable y un corazón enorme. Estás dispuesta a dar tanto amor pero también esperas recibirlo como mereces. No necesitas que nadie te complete sino que te complemente. Así que sigue así, con la cabeza en alto. El universo conspirará a tu favor para que llegue todo eso que tanto anhelas.

Te recomendamos en video