Estar embarazada durante la pandemia puede hacerte sentir muy sola pero no debes preocuparte

Estar embarazada en estos tiempos no es fácil pero confía en que todo estará bien

El brote de COVID-19 continúa causando miedos e incertidumbre en muchas mujeres alrededor del mundo. Especialmente para aquellas que están embarazadas, ésta puede ser una época muy abrumadora. No sólo se enfrentan al miedo de lo que puede provocar el virus sino que además, muchas se encuentran aisladas y sin poder compartir con los que más aman.

Y es que una de las medidas de prevención que más nos ha afectado a todos es el distanciamiento social. Las embarazadas ya son consideradas parte del grupo vulnerable por lo que ellas más que nadie deben mantener distancia. Esto ha provocado que no puedan realizar las llamadas gender reveals (revelación de sexo) o los baby showers en los que reúnen a la familia y amigos cercanos. 

Si estás embarazada, quizá tus amigas te organizaron una fiesta virtual para celebrar la próxima llegada de tu bebé, pero todas saben que no es lo mismo.  Hacen falta los abrazos, los juegos y las risas en persona. 

TAMBIÉN LEE: Esto es lo que siente tu bebé cuando lloras durante el embarazo

Quizá sientas una falta de apoyo en cada etapa. Ya sea que tengas una pareja a tu lado o a tu familia, es extraño no poder convocar a una reunión con tus amigas más cercanas para distraerte.  

Ponerte al día a través de plataformas de videoconferencia no sustituye a la realidad y eso también incluye el hecho que a veces hace falta tener a alguien cerca para contarle tus penas. Eso sí, aún  con la distancia es importante que no dejes de tener esa red de apoyo con quien puedas hablar cuando te sientas sola.

Aunque por otro lado, no tienes que soportar que todos quieran tocar tu barriga (siempre hay algo positivo, ¿no?).

embarazada

El distanciamiento social está teniendo un impacto desde el comienzo del embarazo hasta el período posnatal. Muchas han tenido que posponer sus clases de educación prenatal y han terminado tomando yoga en la sala de su casa, frente a un computador. ¿Lo bueno? ¡Que puedes seguir experimentando actividades desde la comodidad de tu hogar! Sí, hace falta la interacción con otros pero es mejor eso que nada.

TAMBIÉN LEE: La lactancia materna frente a la pandemia de COVID-19

Otro de los temores más grandes de las embarazadas es no tener a nadie que las acompañe durante  el alumbramiento. En los hospitales y clínicas se ha prohibido o limitado la entrada de otras personas a las habitaciones o salas de espera. Algunas mujeres han tenido que cambiar la opción que tenían para este proceso debido al riesgo que corren al estar entre pacientes con COVID-19.

Si estás en esta situación, no debes preocuparte. Siempre hay una opción, lo importante es mantenerte informada y elegir lo que sea mejor para ti y tu bebé. 

No te agobies antes de tiempo. Consulta con tu médico el tema de la entrada a personas que te acompañen en el parto. Es muy probable que le den entrada a una persona de apoyo, siempre y cuando sigan las medidas establecidas.

Quizá no tengas un séquito de amigos y familiares llevándote flores y regalos a tu habitación, quizá no tengas una fiesta de bienvenida pero tendrás a tu bebé y debes concentrarte en tu bienestar y el suyo. ¡Ya habrá tiempo para todo! Disfruta el momento.

Te recomendamos en video