Disney veta a un niño que quería convertirse en "princesa por un día"

La empresa parece haber olvidado la filosofía Walt Disney "‘si puedes soñarlo, puedes hacerlo"

Disneyland París se negó a permitir que Noah, un niño de tres años participara en la experiencia "princesa por un día" porque no es una niña. Su madre, Hayley McLean-Glass, dijo que su hijo estaba "lleno de emoción" cuando descubrió que el parque temático ofrecía la oportunidad de vestirse como una princesa, incluyendo a su personaje favorito de la película de Frozen, Elsa.

Pero la inocente ilusión de Noah se vio destrozada cuando el sistema se negó a reservar una sesión de belleza para transformarse en la reina de hielo por tratarse de una atracción para niña. Hayley escribió una queja y recibió esta respuesta:

"Querida Sra. McLean,
Gracias por su email y su interés en Disneyland Paris.
Por el momento no es posible hacer una reservación en "Princesa por una día" para un niño.
Estaremos felices de hacerle llegar un paquete con productos de princesas así como un libro de autógrafos por un total de 300 euros"
"Déjenme entender esto, mi hijo, quien está enamorado del concepto de "princesas Disney" en Disneyland, no puede tener la misma experiencia que las niñas que los visitan sólo porque es un niño?", escribe Hayley en una publicación que compartió de su blog.
"Sabía que no habría nada que él quisiera más que llegar a usar un bonito vestido, ponerse maquillaje como mamá lo hace y tener una foto convertido en una de sus amadas princesas Disney,"
El caso de Noah se viralizó en poco tiempo y la empresa envió una disculpa alegando que se trataba de "un caso aislado" y que la respuesta del empleado (cast member) "no reflejaba de ninguna manera la ideología Disneyland"
"Nos disculpamos con Hayley y Noah por la angustia causada. Vamos a asegurarnos de que esto no vuelva a suceder. Por supuesto, tanto los niños como las niñas son bienvenidos para disfrutar de la experiencia Princess for a Day y a todas nuestras otras actividades especiales."
Esto por supuesto ha ocasionado opiniones divididas ya que mientras unos defienden que los cast members deben de cumplir con lo que la filosofía Disney promete con respecto a cumplir sueños, otros alegan que no es una conducta normal por parte del niño y su madre.

¿Qué es lo correcto?

Habría que preguntarse entonces, ¿dejarías que tu hijo se vistiera de princesa? En los parques Disney de todo el mundo, se puede ver niños y niñas disfrazados de sus personajes favoritos, ¿por qué una niña podría vestirse de pirata, emulando a Jack Sparrow y un niño no podría hacer lo mismo con Blancanieves o Cenicienta? Walt Disney dijo: ‘si puedes soñarlo, puedes hacerlo' pero por un instante, esto parece no aplica para los pequeños niños que desean ser princesas, no al menos en Disneyland Paris.
Celebridades como Charlize Theron y Megan Fox han dejado que hijos varones salgan a la calle vestidos de princesas y Angelina Jolie ha apoyado en la transformación a niño de su hija Shiloh. El tema ha generado gran polémica y han abierto un debate en torno al género, la orientación sexual y la identidad sexual de los niños.
Sin saber la historia detrás de esta fotografía, cualquiera podría decir que se trata de un niño sano y feliz que luce adorable con un vestido de la reina de hielo, Elsa, de la película Frozen.  De acuerdo, no dejará de llamar la atención que las palabras NIÑO y VESTIDO vayan juntas, la sociedad nos ha acostumbrado a eso. Pero es terrible que uno se olvide de la inocencia y cuestione a los padres por permitir tal cosa. No hay que perder de vista esa sonrisa que está muy lejos de entender las criticas y el escándalo que la sociedad se ha encargado de armar.
¿Hablamos entonces de integración y de exclusión? Es un dilema que algunos padres enfrentan en secreto y mientras unos les prohíben a sus hijos vestirse con ropa de niñas, otros creen que se trata de una expresión de creatividad que no hay que reprimir. Lo que es un hecho es que la mayoría de los padres estarán para apoyar a sus hijos en la mayor medida posible y es imposible que no importe verlos sufrir.