¿Qué hacer si mi hijo se quiere vestir como el sexo opuesto?

Ahora que los famosos y sus hijos son tendencia por vestirse como el sexo opuesto, el debate ha iniciado

Las hijas de Brad Pitt y Angelina Jolie se han vuelto tendencia por su andrógino look, aunque medios de espectáculos afirman que Shiloh ha comenzado un tratamiento hormonal, no hay nada confirmado. 

Vivienne, hermana de Shiloh, comenzó a vestirse con un look parecido al de su hermana, por lo que las especulaciones no se han hecho esperar. 

Las hijas de ‘Brangelina’ no son las únicas, el hijo de Megan Fox también se volvió viral luego de parecer vestido de princesa en más de una ocasión.

Estas situaciones han abierto la polémica acerca de si es normal, o no, que los niños se vistan como ellos quieran. Los famosos han declarado que respetan a sus pequeños, creen en la crianza respetuosa y eso implica dejarlos expresarse a través de su ropa. 

La psicóloga Natalia García, de la Clínica del doctor Quintero, en España, afirma que permitirlo no propiciará una tendencia sexual. Expertos de la Universidad Autónoma de Nuevo León, señalan que la preferencia sexual se adquiere en los primeros años de vida y termina por reafirmarse en la adolescencia y confirman que no, no tiene nada que ver con la forma de vestir. 

Expertos en psicología infantil afirmaron a la BBC que los niños en etapas tempranas están formando un proceso de tipificación sexual, es decir, están distinguiendo su género y que es completamente normal que un niño quiera jugar con cosas de niña, vestirse como una princesa o viceversa. 

Los expertos de la Universidad Autónoma de Nuevo León en México reafirman esta teoría al asegurar que:

Los niños pueden también tener intereses en ambos géneros. Por ejemplo, un niño pequeño puede disfrutar cosas que su mamá y sus hermanas disfrutan tal como ponerse joyas o pintarse las uñas. Una niña pequeña puede pretender afeitarse una barba imaginaria, puede querer ponerse pantalones todo el tiempo, y preferir jugar con varones.

En todos los casos la recomendación es cuidar a los niños, dándoles seguridad y haciéndoles saber que respetamos su identidad de género procurando su bienestar por encima de cualquier cosa.