logo
Las madres están agotadas: cómo distribuir roles equitativamente con tu pareja en el hogar
Maternidad 10/05/2021

Las madres están agotadas: cómo distribuir roles equitativamente con tu pareja en el hogar

Una vida sana en pareja también incluye que ambos se apoyen mutuamente en labores domésticas.

Varias investigaciones han reportado que las mujeres no están arrepentidas de ser madres, sino cansadas de asumir la mayor carga de trabajo en el hogar, velar durante más tiempo por sus hijos y además, cumplir con compromisos laborales, lo que las deja muertas al final de cada día.

En una sociedad todavía patriarcal, se acostumbra a que sean ellas las que tengan más roles en la casa, algo que de a poco se empieza a derrumbar porque la responsabilidad es igual para sus parejas y las cargas, deben ser equitativas.

No se trata de que tu pareja “te ayude”, es que es su deber.- Freepik.

Cómo distribuir roles con tu pareja en el hogar

Esta es la parte menos glamurosa y más real de lo que significa vivir en pareja porque son actividades obligatorias y muchas veces poco satisfactorias, pero que ayudan a tener un hogar limpio y en armonía.

Para la psicóloga, Loretta Nieto, en Vogue, lo más importante es conversar buscando llegar a acuerdos ya que la balanza debe estar equilibrada. Estas reparticiones se pueden rotar o asumir fijas con base en las preferencias de cada quien.

No obstante, no se debe quedar en palabra. La experta recomienda que lo escriban y lo firmen porque así se “establece un compromiso entre ambos para que ninguno se deslinde de sus responsabilidades”.

Una clave para que estos acuerdos tengan efectividad es que se haga un calendario con las labores del hogar y así cada quien tenga de antemano estipulado la fecha, la responsabilidad y hasta la hora en la que debe llevar a cabo la actividad para evitar olvidos.

Los hombres deben involucrarse en la crianza en la misma proporción que ellas.- Freepik.

Otros tips para que sea un hogar feliz

Un sistema de recompensas puede motivar durante las primeras semanas hasta que se haga costumbre. La también terapeuta de parejas explica que pueden ser beneficios mutuos divertidos que además favorezcan a la relación, como un maratón de películas o una salida romántica.

Este tipo de distribuciones resultan muy beneficiosas, no solo porque hacen más ligero el trabajo, sino porque evitan frustraciones en la relación, que luego salen a colación en discusiones a modo de reclamos o que hacen mella en el romance.

Sin embargo, hay que escoger el momento ideal para proponer estos cambios o pedirle a la pareja que se involucre más en el hogar. Evita que se encuentre tenso u ocupado, pero hazle saber que no le estás pidiendo ayuda, puesto que son una sociedad y los dos tienen el mismo nivel de responsabilidades para que funcione.

En caso de que surjan otros compromisos, sé flexible si alguno de los dos no puede llevar a cabo sus tareas, pero no demasiado, debido a que la idea es hacerlo constantemente y no volver a sobrecargarte de deberes. En esto, la comunicación siempre será clave.

Más de este tema:

Decepciones que nos llevamos al convertirnos en mamás por culpa de la maternidad idealizada

Abuelas cuidadoras: el trabajo no remunerado y la carga que tienen en el cuidado de los niños

Famosas que dejaron sus carreras por ser madres: nos enseñan que no las hace menos exitosas

Te recomendamos en video: