logo
5 recomendaciones para controlar el berrinche en los niños / Ba Phi/ Pexels
Maternidad 21/01/2021

5 recomendaciones para controlar el berrinche en los niños

Mantener la calma es clave para ayudar a tu hijo

Un berrinche es un arrebato emocional que sucede cuando un niño está tratando de obtener algo que quiere o necesita. Por lo general, esta conducta culmina cuando el niño obtiene lo que quieren o cuando se dan cuenta de que no lo obtendrán actuando de esa manera. El berrinche se produce por el enfrentamiento entre los deseos del niño y lo que le limita: los deseos que tiene y el hecho de no poder expresarse como quisiera.

Si como padre estás preocupado sobre esta situación de tu hijo te contamos que no pierdas la calma, pues es un proceso normal en los pequeños, lo importante es atender la situación y entender qué motivó el berrinche del niño y con amor y respeto ayudar a tu hijo a llegar a la calma.

Por lo general los berrinches se presentan en los niños entre los 18 meses y los 3 años. Es una conducta normal, lo importante es saberla resolver y enseñar al niño a manejar sus emociones. Ahora bien, ante la presencia de un berrinche no busques apagarlo rápido, el enfoque debe estar en acompañarlos y tomar la experiencia como una fuente de aprendizaje. Esta es la clave para que los niños aprendan a reconocer sus emociones y posteriormente les puedan dar un manejo positivo.

Qué se presenta

berrinches

Cuando un niño tiene un berrinche puede llorar, gritar, pegar.

El niño presenta llanto, pataletas, gritos y diferentes manifestaciones de frustración. Esta situación se puede presentar en cualquier lugar y frente a cualquier persona. Por lo que ese momento puede ser de estrés para el padre o cuidador.

En oportunidades se presenta cuando el niño tiene hambre, sueño o se siente enfermo.

La postura de los padres

No reírse durante el berrinche pues esto envía una señal contradictoria.

Darle mucho amor luego de la rabieta, y tener mucha paciencia.

Evitar gritar, ridiculizarlo.

Qué deben hacer los padres ante una rabieta

Calma

mantener la calma

Cuando el niño se calme conversa con él para buscar alternativas al momento de tener alguna rabieta.

Recuerda que, si tú lo críticas, le pegas o ignoras el niño se pondrá peor y la idea es que el niño aprenda a regular sus emociones a expresarse de mejor manera. Si tú estas calmado será más fácil buscar una solución. Quizá en la calle te dé pena, pero recuerda que esto es normal y no sabe cómo manejar la frustración.

Escucha activamente su necesidad

Baja a su altura y míralo a los ojos conéctate con él para entender lo que molesta al niño, lo que lo sacó de contexto lo hace sentir mal. En el momento del berrinche necesita comprensión, ponernos su altura, decirles los entendemos, poner en palabras, anticipar situaciones y que no te alteres tú.

Préstale atención

Préstale atención

Préstale atención, conoce qué siente qué le pasa.

El niño debe entender que estás ahí (es como estoy en las buenas y en las malas) Deja el teléfono a un lado, mira, observa su postura, toma sus manos, suaviza la cabeza. Trátalo como te gustaría ser tratado a ti en un momento de dificultad. Una forma de cortar la situación es desviando su atención, sal de ese sitio, utiliza un objeto que lo distraiga. No es momento para explicar lo que está bien o no, en el momento emocional no te escuchará, espera que se calme.

Pregúntale

Pregúntale lo que siente, no saques conclusiones, es importante que el niño sea capaz de decirte lo que siente, por qué se pone así e invitarle a buscar una nueva estrategia para dar a conocer su malestar.

Orientación

Es importante validar su emoción, que el niño entienda que se siente rabia, alegría, tristeza, frustración, sin embargo, explicarle la forma más adecuado de hacerlo, por ejemplo, está bien sentir rabia, pero no está bien pegar, está bien estar triste pero no romper cosas. De esta manera entiende mejor cómo ir exponiendo sus emociones.

Mas de este tema:

Peligrosos errores de los padres al cambiar el pañal del bebé

Peligros de darles a tus hijos una tablet o celular a temprana edad

Hasta cuándo se puede amamantar y dar lactancia a un niño