El reto de las madres que trabajan y atienden a sus hijos en las clases virtuales

El lado de la maternidad del que nadie habla

Nos hemos acostumbrado tanto a ver el lado romántico y glamoroso de la maternidad que olvidamos el verdadero reto que ésta implica.

Cuidar la casa y atender a los hijos no es para nada fácil y el reto es doble cuando una tiene un trabajo de tiempo completo (incluso de medio tiempo) o es por completo el sustento económico. Sí, la maternidad tiene su lado bello pero hay muchos sacrificios de por medio.

Especialmente en estos tiempos donde la pandemia de COVID-19 nos ha obligado a cambiar la rutina, las madres han tenido que ver la manera de atender a los hijos, al tiempo que cumplen con sus responsabilidades laborales y encuentran un pequeño espacio para respirar.

TAMBIÉN LEE: Es momento de dejar de señalar a las mamás que duermen con sus hijos pequeños

Mientras que las escuelas permanecen cerradas, se ha optado por recurrir a las clases virtuales para que los niños y jóvenes no se atrasen en sus cursos. Esto claramente es un reto para ellos ya que no es lo mismo estar concentrados frente al computador que estarlo en un salón de clases donde además, hay una convivencia directa con los compañeros y el maestro.

Los profesores también han tenido que implementar nuevas formas de llevar a cabo sus cursos y muchos apenas están aprendiendo a controlar los dispositivos móviles y programas para conectarse con sus alumnos. Sin embargo, poco se habla del desafío que es para los padres de familia, especialmente las madres pues siguen asumiendo por completo el rol de atender a sus hijos.

Los padres de familia en general se están dando cuenta de lo que implica la labor de los docentes. Pero nadie estaba preparado para esta situación por lo que no existe un manual que diga cómo hacer bien las cosas.

TAMBIÉN LEE: Cría hombres que ayuden en la casa, no que asuman que es "cosa de mujeres"

Fungir el papel de madre, ama de casa, oficinista y educadora ha sido agotador.

Muchas tienen el privilegio de quedarse en casa para trabajar, con todas las comodidades pero otras, deben salir, cumplir con ciertas horas y encima atender la casa. ¿Cómo es que pueden hacer todo eso y ver por sus hijos que se quedan atendiendo sus cursos?  

Según una encuesta de cuidado infantil COVID-19 de Care.com, más de la mitad (52%) de los padres anticipan que el costo del cuidado infantil será más alto que antes de la pandemia, y el 47% está más preocupado por el costo del cuidado infantil ahora de lo que eran antes. Los números pueden variar en cada país pero es un hecho que la crianza es cada vez más costosa y los trabajos cada vez peor pagados (sin mencionar que se han cerrado más las oportunidades).

La pandemia ha dejado a la vista muchos problemas en el sistema. No sólo tenemos que cambiar nuestras formas de ver la enseñanza, el aprendizaje y la evaluación sino que también, es importante atender de manera más puntual las necesidades de las mujeres que trabajan y tienen hijos.  Por si fuera poco, el sistema educativo también dejó claro que no es el más eficiente ya que no siempre se cuenta con los elementos para poder trabajar desde casa.

Te recomendamos en video