Es momento de dejar de señalar a las mamás que durmen con sus hijos pequeños

Cada mujer sigue su propio ritmo

Cuando las personas hablan de maternidad, lo hacen como si fuese un trabajo fácil. Todos son expertos y todos tienen una opinión sin embargo, dejan la sensación de que una nunca será lo suficientemente buena.

Todas las mamás quieren tomar las mejores decisiones para sus bebés, pero hay una gran presión por ser lo que la sociedad espera de ellas. Entre la opinión de sus familias, de sus amigas, de lo que dicen extraños en redes sociales e incluso de los mismos expertos, puede ser algo extremadamente agobiante.

Una mujer puede estar muy segura de sus decisiones como mamá, después de todo, es quien mejor conoce a sus hijos. Pero cuando la presión externa, las críticas y los señalamientos son tan constantes,  pueden sentirse avergonzadas e inseguras.  Así lo aseguran estudios.

La maternidad es un aprendizaje constante y no tienes que sentirte presionada

No te dejes llevar por lo que hacen o no las demás. Sólo tú sabes lo que es mejor para los tuyos

Señalar a las mujeres por sus decisiones conlleva a situaciones de angustia, ansiedad  y depresión. Existe un poderoso vínculo entre la depresión y los hábitos de dormir juntos (colecho).

Los investigadores han descubierto que las madres que optaron por dormir con sus hijos durante un periodo de tiempo más largo, presentan tasas más altas de depresión, no tanto por la falta del sueño que esto puede provocar, sino porque se sentían juzgadas por otros padres

"Las mamás que aún duermen con sus hijos después de los seis meses, son quienes reciben más críticas", explica Douglas Teti, profesor de desarrollo humano y estudios familiares. en Penn State y co autor del estudio. "Éstas tienen niveles de preocupación mayores por el sueño de su bebé pero las críticas hacen que tengas dudas y eso no es bueno para nadie ".

Para el estudio, los investigadores analizaron los hábitos de sueño entre 103 madres durante el primer año de vida de sus bebés. El 73% dormía con ellos hasta un mes, el 50% a los tres meses y el 25% a los seis meses.

Soy una mujer fuerte porque me crió una mujer aún más fuerte

Detrás de una gran mujer, hay una mujer enorme que deja grandes lecciones

Las que compartían una habitación con su bebé a los seis meses, informaron sentirse un 76% más deprimidas que las que trasladaron a los bebés a habitaciones separadas.

Pero de nuevo, no por el hecho de no poder dormir cómodamente sino porque afirman sentirse un 16% más criticadas por otros.

Curiosamente, la recomendación oficial de la Academia Estadounidense de Pediatras es que los bebés compartan la habitación de sus padres durante seis a 12 meses.

A pesar de las pautas de la AAP, dormir juntos y especialmente compartir la cama siguen siendo temas divisivos entre los padres.

Lo que este estudio muestra es que "desaprobar" las decisiones de otros padres tiene sus propias consecuencias.

Juzgar la crianza de otras madres es algo que tiene más consecuencias de lo que se puede imaginar. Sucede con todo: la lactancia, la alimentación, los juegos, la educación y todo lo que deje ver el trato que una madre tiene hacia sus hijos.

Al final del día, todas estamos tratando de decidir qué es lo mejor para nuestros propios hijos y para nosotros mismas.

Te recomendamos en video