Así son los estrictos castigos en Indonesia para quienes no usen cubrebocas

Indonesia presenta un alarmante número de casos por lo que se está tratando de evitar más contagios con estrictas medidas

El tema del uso del cubrebocas como medida para evitar la propagación del COVID-19 ha sido muy polémico en los últimos meses. La opinión ha estado muy dividida desde el inicio de la pandemia ya que incluso entre los mismos expertos había diferentes condiciones con respecto a este, provocando que surjan grupos extremistas "anti cubrebocas".

Sin embargo, con el paso de los meses y el desarrollo del virus, es ahora cuando existe cada vez más evidencia fidedigna de que los cubrebocas, máscaras o barbijos SÍ pueden ayudar a prevenir la propagación de este.

Mientras que en algunos países de Europa como Francia y España se han implementado multas para quienes se nieguen a usarlos, en Indonesia se han dado a conocer escalofriantes castigos que han hecho que sus habitantes piensen dos veces antes de salir sin máscara.

Recientemente se dio a conocer que las personas han sido obligadas a hacer flexiones, cortar la hierba, limpiar las orillas del río, cavar tumbas y hasta quedarse en un ataúd abierto.

Grupos de defensores de los derechos humanos han alegado que se trata de castigos "degradantes" para los indonesios que no siguen las regulaciones del coronavirus.

La nación tiene el número más alto de muertes por Covid-19 en el sudeste asiático, con más de 10,300 muertes y 271,000 casos confirmados hasta el sábado, según el Centro de Recursos de Coronavirus de la Universidad Johns Hopkins. Rivanlee Anandar, miembro del personal del grupo de derechos humanos Comisión para Personas Desaparecidas y Víctimas de Violencia, dijo a VOA Indonesia que se están utilizando agentes de policía y miembros del ejército para supervisar los castigos.

Según The Jakarta Post, el jefe del distrito de Cerme dijo que castigó a algunos residentes por no usar el cubrebocas haciéndoles cavar tumbas en un cementerio público en Ngabetan.

Suyono dijo que se asignaron dos personas a cada tumba, una para cavar la tumba y la otra para insertar tablas de madera en los agujeros del entierro para sostener los cadáveres. Sin embargo, los infractores no participaron en los entierros reales y se les prohibió tocar los cuerpos, informó Australia SBS News.

“Los militares deberían centrarse en la defensa nacional. No [existen] indicadores o instrumentos para medir la efectividad de involucrar a los militares en el manejo de la pandemia. Su papel en la detección de personas que dieron positivo [para] Covid-19 es demasiado. En varios centros comerciales, incluso toman la temperatura de las personas", comentó Rivanlee Anandar, a VOA Indonesia.

Evani Jesselyn, una mujer propietaria de una cafetería en Yakarta, le dijeron que podía limpiar las alcantarillas públicas o pagar una multa después de que la detuvieran por no usar una máscara en su automóvil. “Estaba sola, en el auto, con mi máscara. Sin embargo, de repente sentí que era un poco difícil respirar, así que me quité un poco la máscara para respirar un poco de aire fresco ", reveló a un diario local.

Después de ser detenida, Evani fue enviada directamente a una audiencia donde pasó una hora esperando ver al juez. "Tenía miedo de estar entre la multitud, y también bastante molesta porque estaba sola dentro del coche y sana y me pidieron que fuera a la multitud sin distanciamiento social".

Finalmente le impusieron una multa. Arifin, jefe de la oficina provincial de orden público de Yakarta, dijo que se está incrementando el alcance educativo sobre cómo usar las máscaras correctamente.

“Algunos usan la máscara debajo de la barbilla o debajo del cuello. Esto, por supuesto, no evitará la transmisión de Covid-19 ''. Agregó que alrededor de 164.000 personas han recibido castigos por no usar las máscaras correctamente, que van desde multas hasta servicio público.

Más de este tema

Científicos predicen que la vida volverá a la 'normalidad' hasta mediados del 2021

La negación a usar cubrebocas revela un desorden de personalidad, según expertos

Hasta 10 años puede envejecer el cerebro de pacientes con Covid-19, revela estudio

Te recomendamos en video