10 cosas que pasan cuando eres adicta a las compras por Internet

Comprar por Internet se puede volver adictivo

Hoy en día, las empresas en línea siempre parecen saber lo que queremos y cómo empujarnos hacia sus carritos de compras. Incluso cuando estamos navegando por nuestras redes sociales, nos bombardea con imágenes de productos que se ven increíbles y que terminan hipnotizándonos.

¿Qué tal un par de zapatos nuevos? ¿Una pecera con luces neón? ¿Una funda para celular con espejo incluido? Sí, en Internet encuentras las cosas más inútiles y si eres una adicta a las compras en línea,  seguro has caído en sus redes más profundas.  Las compras por Internet se vuelven un ciclo vicioso del cual es difícil salir (créeme) Si te identificas con esto, sigue leyendo.

1. Es casi seguro que termines dándole click a cualquier anuncio que aparece en el costado de tu Facebook o Instagram porque -según tú- es justo lo que estabas buscando y tu computadora parece haber "leído tu mente".

2. Incluso cuando intentas ser responsable y no gastar mucho dinero, constantemente te tientan las barras laterales de cada sitio web que visitas. Tu justificación es que "saben lo que quieres".

LEER MÁS: Los labiales para morenas que no te deben faltar esta temporada

3. Has adquirido el terrible hábito de ir de compras en línea cuando estás aburrida o tienes un bloqueo mental. Es como cuando intentas dejar de fumar pero comienzas a sentirte nerviosa y terminas comprando un cigarrillo.

4. Estás tranquila en tu casa y de pronto te llega un paquete que no recordabas habías pedido. Entonces recuerdas que hace unas semanas abriste tu app de compras y sin pensarlo compraste la cosa más absurda que encontraste. Casi como cuando le hablas a tu ex en una borrachera y no te acuerdas hasta que te llega un mensaje suyo.

5. Siempre encuentras una justificación para cada una de tus compras aunque sabes que no tenías por qué comprarlo. "Obviamente necesitaba esta pecera neón, aunque no tengo peces porque seguro sirve para decorar mi casa con ella".

6. Cada vez que abres el estado de cuenta de tu tarjeta bancaria terminas enloqueciendo al ver tantos números. Por supuesto cuando vas leyendo de dónde viene el gasto, te sorprendes porque ya no te acordabas de todo lo que compraste en el mes.

LEER MÁS: ¿Cómo dejar de comprar ropa compulsivamente y ayudar al planeta?

7. Y también terminas justificándote con "bueno, al fin y al cabo sí lo uso"

8. Tu correo está lleno de promociones y cupones de tiendas en línea porque obviamente te suscribiste a todos los newsletters de los sitios que visitaste.

9. Te odias por abrir esos correos y terminar comprando tres suéteres con el 15% de descuento.

10. El mejor regalo que pueden darte es una tarjeta electrónica de regalo porque duh, puedes comprar sin gastar de cuenta. ¿El problema? Que siempre terminas gastando más del valor de la tarjeta. .

Te recomendamos en video