Los senderos del destino en nuestras manos: aprende a interpretar lo que nos dicen

Manifestaciones de este culto a las manos aparecen en las representaciones pictóricas halladas en cuevas del Paleolítico a lo largo de Europa, África, Australia y Nueva Guinea. Misteriosas huellas que en ocasiones aparecen rodeadas de color (negativos de manos) o impregnadas de pigmento colorante, aparecen como manifestaciones del valor totémico que el hombre primitivo confería a las manos.

 

Imagen foto_0000002220130206182002.jpg
Imagen: Getty

 

Las manos han ejercido a la largo de la historia una poderosa atracción. Pensando en ellas se diseñan joyas y son el primer vehículo de contacto entre los seres humanos. Pero, también, la manos ha sido objeto de culto y veneración y a través de los surcos que modelan su superficie se ha querido desentrañar los insondables caminos de la vida. La quiromancia es ese arte cuyos orígenes se remontan a la tradición hindú y que todavía en la actualidad sigue intentando descifrar nuestro incierto destino.

 

Manifestaciones de este culto a las manos aparecen en las representaciones pictóricas halladas en cuevas del Paleolítico a lo largo de Europa, África, Australia y Nueva Guinea. Misteriosas huellas que en ocasiones aparecen rodeadas de color (negativos de manos) o impregnadas de pigmento colorante, aparecen como manifestaciones del valor totémico que el hombre primitivo confería a las manos.

 

Sin embargo, es generalmente aceptado que la quiromancia nació en la India, donde los hindúes consideraban la palma humana sagrada y le atribuyen cualidades divinas. Se han encontrado escritos relacionados con el estudio de la mano en la India que datan del año 2000 a. C.. Con la expansión de las enseñanzas hindúes en otras tierras se difunde también el arte de la quiromancia, posiblemente debido a sus primeros y principales divulgadores, los gitanos.

 

DESENTRAÑANDO MISTERIOS.

En la mano nos encontramos con dos tipos claramente diferenciados de líneas: las líneas de flexión (o principales) y las líneas accesorias. Las líneas principales se forman durante la octava semana de vida del feto, siendo la tenar la primera en aparecer, seguida de la transversal superior y la transversal inferior. Esta configuración de líneas, se puede decir que es genérica y a aparece en todas las manos con normalidad. Es el modelo denominado popularmente "M".

 

Sin embargo, existe una línea fundamental que no siempre aparece en el esquema básico, se trata de la línea longitudinal larga que a veces aparece durante la gestación y otras a lo largo de los primeros años de vida. Aunque no siempre está impresa en la mano, se la considera dentro del grupo de las principales por la importancia que tiene en su lectura.

 

El segundo grupo de líneas revelan tal variedad de diseños que es difícil realizar una clasificación general, aunque sí hay un determinado número de ellas que sí presentan una posición relativamente estable. No se deben asociar esos pequeños surcos con el trabajo manual de la persona, muy al contrario estas suele aparecer en manos de personas intelectuales o sensitivas.

 

La asociación de la línea tenar con la longevidad de la persona ilustra varias lecturas dependiendo de su diseño. Línea larga y completa es sinónimo de vida larga y viceversa. La presencia de una rotura por otra línea expresa peligro de muerte.

 

Sigue en página 2