Celebs

Salma Hayek demuestra lo importante que es tener una complicidad madre e hija

Generar confianza es clave para toda relación sana madre e hija

Salma Hayek dejó a todos boquiabiertos luego de protagonizar una edición especial de la revista Vogue al lado de su hija Valentina Paloma Pinault, de 14 años. Ésta es la primera vez que ambas posan juntas, demostrando su gran belleza.

Sin embargo, más allá de lucir espectaculares, ambas dejaron ver que existe una gran complicidad entre ambas, algo que es clave en toda relación sana madre e hija.

En la entrevista, Salma habló sobre su maternidad tardía y cómo esperar le ayudó a establecerse primero con su pareja y su carrera.

“Mi caso fue muy particular porque yo me volví madre muy tarde. Lo hice ya que encontré a la pareja de mi vida, que tenía una carrera estable, pero es que yo ya tenía tantas ganas de tener a esta hija que ya nada más me importaba. Ni mi carrera ni nada, creo que eso me ayudó mucho”

Por su parte, Valentina reveló estar interesada en seguir los pasos de su famosa madre. “Me gustaría ser actriz y después directora porque eso es lo que tiene sentido en mi cabeza. Además, creo que debe ser más complicado ser director si no tienes experiencia del otro lado de la pantalla, eso podría ayudar a dirigir”, dijo.

Salma sabe mejor que nadie la presión que existe en la industria pero ella siempre ha dejado que su hija defina su propio estilo y camino a seguir.

También ha dejado claro que es una gran madre y que el bienestar de su hija es lo más importante. La actriz se ha encargado de educarla para que se acerque a sus raíces y que no pierda la humildad. También le ha permitido explorar su propia identidad, lejos de las presiones de tener que darle gusto a la industria.

En toda relación madre e hija hay desacuerdos y peleas por el choque de ideas sin embargo, hoy más que nunca es importante fomentar la confianza entre ambas. Salma demuestra que como mamás es fundamental trabajar en mejorar la comunicación.

Así es como se puede lograr una complicidad madre e hija

Ten una buena relación contigo misma primero.

Para tener una mejor conexión con otros, primero tienes que estar bien contigo misma. Es fácil querer cambiar y moldear a los demás pero ¿has pensado en lo que tienes que trabajar sobre ti misma? Eres un modelo a seguir para tu hija por eso, tienes que estar bien, creer todo aquello que predicas y ponerlo en marcha también.

Motívala e impúlsala a seguir sus sueños

Sin importar qué tan locos te parezcan sus sueños, tu hija debe saber que estás ahí para ella. Es momento de dejar de creer que hay cosas que las niñas no pueden hacer porque «son cosas de niños». Motívala a tener pasiones, escucha sus sueños e impúlsala a cumplirlos.

Que tus elogios vayan más allá de su físico

Desde niñas, estamos acostumbradas a que nos digan que somos bonitas y que parecemos muñequitas y aunque no tiene nada de malo, también es bueno escuchar que somos inteligentes y fuertes.

Es importante destacar que no debe pensar que hay algo malo con su cuerpo y que tampoco debe luchar para darle gusto a nadie sobre cómo verse.

Tags

Lo Último


Te recomendamos