Espectáculos

Las críticas hacia el abdomen de Britney Spears que deberían parar

Britney Spears siempre ha sido criticada por sus cambios de peso y es momento de dejarla en paz

Framing Britney, el documental que revela los momentos que marcaron la caída de Britney Spears, ha dejado un sabor amargo en todos y la necesidad de cuestionarnos qué tan lejos puede llegar la presión de la industria con las celebridades.

Es sabido desde hace mucho tiempo que la llamada Princesa del Pop no se encuentra bien y que desde la crisis de 2007, cuando afeitó su cabeza, fue lo que demostró que había tocado fondo. Aunque después de aquel suceso trató de retomar su carrera, nada fue igual que en sus años de Oops I Did it Again o Toxic  y no por falta de talento, sino porque la cantante realmente no se encontraba bien.

Si a eso añadimos sus extrañas publicaciones en Instagram y la sospecha de que alguien más está publicando en su nombre, lo relatado en Framing Britney cobra aún más sentido y nos hace cuestionar ¿por qué nadie vio las señales de auxilio antes?  

En 2007, meses después haber sido captada afeitando su cabeza, Britney reapareció en el escenario de los MTV Music Awards, donde siempre había sido ovacionada por todos. Sin embargo, un evidente cambio en su físico hizo que todos se enfocaran en ello y no en el esfuerzo que estaba haciendo por retomar su carrera.

«Se suponía que iba a ser el regreso del año, un resurgimiento exagerado y anticipado de una carrera estancada. Pero, después de que Britney Spears presentara su nuevo sencillo «Gimme More» en los MTV Video Music Awards del domingo, dejó a los espectadores sorprendidos pidiendo menos», se lee en un reportaje del  East Bay Times.

«Britney «gorda»? Vaya … los observadores de peso lo hicieron de nuevo»-  East Bay Times 

Britney apareció con un bikini negro de lentejuelas y botas de tacón de aguja hasta la rodilla, tenía 25 años pero muchos no dejaron de señalar lo «avejentada» o «descuidada» que se veía.  Los críticos criticaron universalmente la actuación, pero en una sociedad que adora la piel y los huesos, era de esperarse que el show principal fuera su peso.

Términos como «gorda» y «flácida» estuvieron en todas las notas de espectáculos de entonces. Muchos la criticaron por ponerse un atuendo que dejara ver su abdomen y señalaron que «debería volver a estar en forma como en sus buenos tiempos».

«Britney «tiene una barriga» Spears parece fuera de forma en la noche de apertura de su gira Femme Fatale»- Daily Mail

«La mayoría de los cantantes pierden peso antes de salir de gira debido a todos los ensayos y entrenamiento que tienen que pasar. Sin embargo, Britney Spears parece haber ganado peso, una vez más, en el período previo a su Femme Fatale Tour en los EE. UU. Con muslos gruesos y un vientre hinchado», escribieron en el Daily Mail luego de un concierto de 2011 en el que -según los críticos- Britney lucía fuera de forma.

La intérprete de Baby One More Time ha sido muy criticada a lo largo de los años por los cambios en su cuerpo y hoy a sus 49 años no dejan de señalar su abdomen, ni estrías ni celulitis.

Britney ha tenido años muy difíciles en los que su salud física y mental han estado en juego., sin mencionar que mantiene un pleito legal con su propio padre para liberarse de su tutela. Ella no es libre de elegir qué cantar, en qué gastar su dinero, a dónde ir o con quién salir, lo último que debería importar es si ya no es la mujer del abdomen plano y marcado que era antes. Su físico ni el de ninguna otra son para complacer al público. Es momento de dejar de ejercer esa presión sobre las mujres.

Más de este tema

5 momentos en los que Britney Spears pidió ayuda y nadie hizo caso

La crisis de Britney Spears en 2007 fue muy real y debemos dejar de burlarnos

Britney Spears demuestra que lo más importante no es la talla, sino la actitud ante la vida

Te recomendamos en video 

 

 

 

Tags

Lo Último


Te recomendamos