logo
Nueve consejos útiles para cuidar las calas dentro del hogar
Deco 25/05/2021

Nueve consejos útiles para cuidar las calas dentro del hogar

Esta flor es una de las llamativas y sorprende a todos por su amplia gama de colores.

Una de las flores más elegantes que se pueden tener dentro del hogar, y es una de las más usadas en la decoración de las bodas, son las calas, cuyo nombre científico es Zantedeschia aethiopica.

Esta flor es una de las llamativas del mundo y sorprende a todos por su amplia gama de colores, siendo las blancas las favoritas, y su forma compacta.

Su nombre proviene de la palabra griega kalos, que significa hermoso. En apariencia, la cala se caracteriza por grandes hojas basales triangulares de color verde claro o un color muy parecido al blanco.

La cala es una planta herbácea vivaz, de origen sudafricano, que vegeta a expensas de un tallo carnoso subterráneo. Rebrota cada año ofreciendo sus vistosas flores a mediados de primavera.

Estas plantas vivaces de larga vida gracias a su carnoso rizoma, florecen desde mediados de la primavera hasta octubre, siempre que se les proporcionen un ambiente luminoso y riego suficiente.

Dentro de los hogares, la cala blanca o alcatraz de toda la vida, son muy comunes, y si te encantan debes tener presente que estas flores son capaces de soportar hasta -12º.

Los aumentos repentinos de temperatura o las heladas pueden ser letales, así que dentro de la casa debes tener cuidado de mover de sitio las macetas en caso de cambios de temperatura.

Consejos para cuidar las calas

Las flores de las calas tienen forma de embudo, generalmente de color blanco que desprende un perfume muy agradable. Posee grandes hojas verdes con forma de flecha, gruesas y muy carnosas.

Las calas son plantas duraderas y no demasiado exigentes en cuidados. Esta flor va bien y se adapta a cualquier decoración, en especial con el estilo nórdico y escandinavo.

Dentro de una casa suelen dar flor a lo largo de dos a 12 semanas, y más tiempo al aire libre, especialmente si las temperaturas no son demasiado cálidas o frías.

Estas son las condiciones mínimas que necesita una cala para mantenerse siempre saludable y hermosa:

– Es una planta muy adecuada para decorar bordes de estanques, aunque también podemos cultivarla en el jardín o en una maceta para interior.

– A las calas procura colocarlas en un lugar luminoso y a la vez fresco para que la floración se prolongue. Si quieres tenerlas al aire libre, sitúalas en un lugar donde solo reciban el sol de la mañana.

– En cuanto al riego dales agua de forma regular y asegúrate de que la tierra nunca se seque.

Cuidado con el frío

– La cala puede soportar unos cuantos grados bajo cero pero no resiste las intensas heladas, así que lo más recomendable es meterla en casa durante los días más fríos o protegerla adecuadamente.

– Debes darle una buena dosis de fertilizante y abono para plantas de flor cada 15 días para garantizar una espléndida y prolongada floración.

– En los ambientes poco ventilados, las flores y hojas pueden verse afectadas por el hongo Botrytis cinerea o podredumbre gris, y por la araña roja en los muy secos. Si ves hojas amarillas o secas, córtalas.

– Si deseas conservar las calas hasta el próximo año dales descanso durante el invierno. Suspende el riego y deja que las hojas se sequen. Luego, a la planta debes regarla nuevamente para que despierte y emita nuevas flores.

– Podemos reproducir la cala mediante semillas o plantando sus bulbos en tierras húmedas y ricas en nutrientes.

– Cuando manipules las calas utiliza guantes ya que la savia es irritante para las personas con piel sensible.

Pasos para cultivar calas

Lo primero para saber cómo cuidar las calas, es decidir si quieres tenerlas plantadas en el jardín o en una maceta. En el caso de tenerlas plantadas en el suelo del jardín, debes considerar estos consejos:

– Los bulbos deben estar enterrados en una posición de media sombra, pero también se adaptan a las exposiciones más soleadas a condición de que la tierra esté siempre húmeda y fresca.

– Antes de continuar con la plantación de los bulbos, asegúrate de que hayas cavado bien el suelo y retira las piedras, raíces y malezas.

– Es recomendable enriquecer el sustrato con compost o estiércol para garantizar la nutrición que la planta va a necesitar para su correcto desarrollo.

– Luego, tienes que cavar pequeños agujeros de 15-20 cm de profundidad y espaciar las plantas al menos 30 cm entre ellas.

– Deberás mantener el suelo siempre húmedo y, si es necesario, es aconsejable que lo cubras con una capa de hojas secas o paja para proteger los bulbos de las últimas heladas. De esta manera, lograrás que las primeras flores se vean al llegar la primavera.

– El riego debe ser regular y abundante. Cuando las hojas comienzan a volverse amarillas, suspende la administración de agua.

Mas de este tema:

Seis plantas con flores moradas que llenarán de vida la casa

Siete plantas de interior que son aptas para las mascotas

Seis cosas maravillosas que las plantas hacen por tu salud

Te recomendamos en video: