Actualidad

Ante las inconsistencias del caso Yolanda Martínez, exigen seguir luchando por esclarecer la verdad

Al igual que sucedió con Debanhi, las autoridades están concluyendo que la muerte de Yolanda Martínez fue por causa propia

Yolanda Martínez salió de casa en busca de trabajo el jueves 31 de marzo y no volvió. De inmediato, su padre, Gerardo Martínez inició una incansable búsqueda sin apoyo de nadie. Poco después, el caso de Debanhi Escobar hizo que Colectivas feministas, grupos de familiares de personas desaparecidas y voluntarios se movilizaran para buscar también a Yolanda.

Tras 39 días de búsqueda, el cuerpo de la joven de 26 años fue encontrado en el municipio de Juárez, a unos 30 kilómetros de la zona donde desapareció.

Una vecina del lugar reportó haber visto un cadaver tirado cerca de los matorrales y según describió, tenía lesiones en el cuello, por lo que pensó que pudo tratarse de un suicidio.

Las autoridades de Nuevo León señalaron que las pruebas de ADN arrojaron que el cuerpo localizado correspondía a Yolanda. Su padre, quien se encontraba internado en el hospital debido al agotamiento, salió para reconocer a su hija.

Aunque no descarta la posibilidad de un feminicidio, la Fiscalía estatal reveló que con base a los trabajos periciales que se han realizado, las conclusiones apuntan a un suicidio.

“Se ha hecho un análisis inicial pormenorizado, no es concluyente, pero informarles que se ha solidificado de mayor manera la línea de investigación orientado a un suicidio. Conforme ha avanzado la investigación y el análisis de pruebas periciales, se ha ido debilitando la teoría de un feminicidio. Insisto, esto no es una conclusión”

Se detalló que había varios objetos cerca del cuerpo de Yolanda, entre ellos dos recipientes que contenían veneno y un vaso de unicel con mensaje de despedida escrito a mano en el que se lee: “Te amo negrito. Ya me voy, te voy a extrañar. Márcame guapo”.

El padre de Yolanda se reunió con el gobernador Samuel García y aseguró que hará todo hasta saber qué fue lo que realmente sucedió con su hija.

“A mi hija ya la encontramos, ya descansa mi pensamiento, y mi mente se despeja para lo que sigue”. Ahora, dijo, el caso pasa a otro departamento, “pero algo quedó inconcluso ahí, que hay que volver a checar”, dijo don Martínez.

En México no hay culpables, sólo impunidad y mujeres “que toman malas decisiones”.

A Debanhi la señalaron por ser “una mujer agresiva” que “se buscó” lo que le pasó. Se dijo que su muerte había sido un accidente, que no había signos de violencia y que todos hicieron algo para ayudarla pero que ella no había querido. No hay culpables más que ella y sus padres “por no cuidarla”.

A Yolanda Martínez la señalan por haberse quitado la vida. Para las autoridades no hay nada extraño en la forma en la que fue localizada. Tampoco hay culpables más que ella misma.

Días antes del hallazgo, el gobernador Samuel García apuntó que Yolanda Martínez se habría ido “por voluntad propia” debido a que era víctima de “violencia familiar”.

“Muy probablemente en el caso de Yolanda, por violencia familiar que había, ella salió de su domicilio. Eso indica la carpeta, que yo como Gobierno no puedo intervenir en la investigación, pero ya tengo conocimiento que había un tío, hermano de la mamá, muy violento, que inclusive tomaba y se metía a la habitación”, aseveró.

Aunque las investigaciones continúan y aún no hay causas de muerte concretas, todo apunta a que se buscará cerrar el caso lo antes posible.

En redes sociales, usuarios han señalado a Samuel García y a Mariana Rodríguez por no mostrar interés genuino en la oleada de mujeres desaparecidas y víctimas de feminicidio que se ha presentado en Nuevo León.

Tras los casos de María Fernanda y Debanhi, la sociedad ya no cree en las conclusiones de la Fiscalía y exigen que se esclarezca el caso porque las mujeres no desaparecen por “rebeldes”, ni tampoco “por voluntad propia” sino por la violencia e impunidad en México.

Tags

Lo Último


Te recomendamos