Nadie tiene derecho a opinar sobre tu cuerpo, ni siquiera tu pareja sentimental

Estar en una relación no tiene que significar perder tu libertad.

El Senador de Nuevo León, Samuel García y su esposa Mariana Rodríguez en varias ocasiones se han convertido en tendencia por sus comentarios en redes sociales. Sin embargo, en esta ocasión un video de la pareja provocó reflexión de los usuarios.

La joven empresaria había estado ya en el ojo público tras anunciar que padece de COVID-19. Pocos días después, Mariana realizó una transmisión en vivo en donde mostraba cómo su esposo la "consentía" dejándole los alimentos al otro lado de la puerta (evitando así el contagio de ambos).

El video fue titulado como “Cena COVID style”, pero rápidamente las críticas comenzaron tras los comentarios del senador. Su esposa llevaba una pijama azul marino con shorts a la mitad del muslo.

View this post on Instagram

@samuelgarcias

A post shared by Mariana Rodríguez de García (@marianardzcantu) on

Mientras ella comía mostraba a la cámara su rodilla y espinilla de forma natural, pero Samuel no dudó en indicarle eso no era propio de su esposa. La frase que más destacó fue cuando mencionó “Ya. Pues me casé contigo para mí. No para que andes enseñando”.

Comentario que ha desatado la reflexión entre las internautas. Mariana Rodríguez, por su parte, continuó la grabación y no ha respondido nada sobre lo sucedido. Solamente decidió limitar los comentarios en la publicación.

Aunque no podemos juzgar la relación de estas figuras públicas; sí podemos tomar como ejemplo las actitudes que hemos normalizado, y deben terminar ahora mismo.

Compartir tu vida con alguien no es sinónimo que esa persona tenga disposición total de tu cuerpo. Entre los acuerdos de pareja jamás deben venir incluidos los derechos de tu cuerpo, como si éste fuera propiedad dentro de un contrato.

Todas las mujeres tenemos el derecho de vestirnos como queramos estemos en una relación o fuera de ella. Para demostrarlo, las usuarias de twitter crearon un hashtag #MiraSamue en donde muestran sus piernas junto a un mensaje del por qué estuvo mal su comentario.