logo
@leonoracarringtonestate / InstagramLas obras más hermosas de Leonora Carrington que continúan influyendo en la actualidad
Actualidad 27/05/2021

Las obras más hermosas de Leonora Carrington que continúan influyendo en la actualidad

“¿El mundo que pinto? No sé si lo invento, yo creo que más bien es ese mundo el que me inventó a mí”, llegó a decir una vez.

Recientemente se cumplieron 10 años de aniversario luctuoso de la partida de Leonora Carrington, la pintora inglesa que se nacionalizó mexicana y que en el país azteca se estableció para mostrar la mejor versión de su trabajo que todavía sigue siendo recordado.

De hecho, su gran labor la llevó a hacerse con el Premio Nacional de Ciencias y Artes en 2005, legado que ahora se continúa con su casa en la ciudad de México reconvertida en museo para mostrar algunas de sus obras y objetos personales.

Las obras más destacadas de Leonora Carrington

Todos aquellos que disfrutan del talento de Leonora Carrington saben que no Ferret Race, El mundo mágico de los mayas, Retrato de Max Ernst, Arca de Noé y Temple of the word son parte de sus mejores trabajos.

Además de pintora, también ejerció como escultora y escritora, roles hacia los cuales también trasladó su interés por la magia, el folklore y el ocultismo, de acuerdo con My modern Met.

Lo que la hace especial es su gran dedicación al surrealismo, “expansivo imaginario y su exquisito cuerpo de trabajo plagado de composiciones oníricas”, explica la fuente.

Seguramente todo esto nació en su Lancashire natal cuando disfrutaba de las historias tradicionales irlandesas, así como los libros de Lewis Carroll y Beatrix Potter.

No obstante, el mundo no solo celebra a la Leonora Carrington artista, sino también a aquella mujer que se atrevió a romper las barreras de género desde muy pequeña pues su propio padre se opuso a que hiciera carrera en las artes.

“No tuve tiempo de ser la musa de nadie… Estaba demasiado ocupada rebelándome contra mi familia y aprendiendo a ser una artista”, expresó sobre eso en una ocasión.

Llegó a México en 1942 y desde entonces se estableció permantemente en ese país, fascinada por todo lo que observaba, que le sirvió como gran fuente de inspiración.

Más de este tema:

En México las mujeres estamos en peligro todos los días entre la impunidad y la indiferencia

Mamá Luchona: la evolución problemática de un estereotipo problemático

Se cumplió un mes del feminicidio de Monse, sigue sin haber haber justicia

Te recomendamos en video: