logo
Mamá Luchona: la evolución problemática de un estereotipo problemático
Empoderamiento 26/05/2021

Mamá Luchona: la evolución problemática de un estereotipo problemático

Nunca fue la “maternidad sacrificada” tanto motivo de burla, motivo de reafirmación patriarcal, o motivo de empoderamiento. Y los tres conviven en Latinoamérica.

Hace siete años, hablaban las estadísticas. Mamá Luchona: la evolución problemática de un estereotipo problemático

Porque si vamos a una estadística latinoamericana, la Cepal hablaba de cómo un 30% de mujeres en la región había sido madre soltera.

En el periodo transcurrido la cifra ha aumentado, pero al parecer, los estigmas machistas que están a su alrededor han vuelto en otro empaque.

Poco importa si ahora hay madres que quieren que se las defina como mujeres más allá de sus hijos: empoderadas, sensuales, con carreras.

O que incluso marchen por sus hijas asesinadas, como en México, o en Colombia, en la Primera Línea.

Perdura la madre que “lo sacrifica todo” y lo “da todo” como el único modelo de madre soltera existente.

Uno que hace años era objeto de burlas misóginas en redes sociales.

Esto, debido a ese mismo paradigma en el que “a pesar de ser madre soltera”, debía “enmendarse” sacrificandolo todo.

Todo.

Hasta su propia vida privada, porque era absolutamente castigada por embarazarse sin casarse.

 “La idea del sacrificio es una idea nefasta: porque proviene de la idea de este como redentor del pecado. Y que el sacrificio todo lo cura, y lo vence, pero se vuelve una locura que nada vence”

Gustavo Prado, coolhunter y creador de Trendo.mx

Divertirse, tener vida sexual. Incluso buscar una pareja eran motivos de estigma  en redes sociales por precisamente no evocar ese arquetipo de mujer valiente, pero abnegada.

Esa que buscaba en su mácula y sacrificio su redención con la sociedad que la sigue discriminando.

La madre que se parte el lomo y que sigue siendo, muy a pesar de la liberación de las mujeres en otros contextos, la realidad de muchas mujeres en América Latina. 

Mamá Luchona: la evolución problemática de un estereotipo problemático

“Hablamos en Latinoamérica de mujeres que conforman familias rotas, porque el padre fue un cobarde y no asumió las responsabilidades que debía asumir.”

” Y ante eso, las mujeres latinas se inventaron a sí mismas el arquetipo de la mamá luchona que es básicamente ‘yo sola contra el mundo’, pero esto surgió de una necesidad de supervivencia.”

” Entonces uno ve a la mujer empoderada, pero en realidad es una superviviente que mantiene todo a flote.”

” Pero en estas circunstancias la lucha es distinta: ella lo logra sí, pero ante una circunstancia de abandono y de falta de recursos.”

” Y sí, hay marcas que ahora le hablan a estas mujeres que todo lo sacrificaron y que pueden permitirse – y quieren- muchas cosas que no pudieron antes. Pero pervive el arquetipo: se transforma. “

“En las telenovelas te venden otra cosa, una mujer blanca y normativa. Pero las que viven estas realidades son mujeres de color y cuerpo promedio que tienen que seguir sacrificándose para construir las necesidades básicas para sus hijos.”

“Y quieren que como hijo encuentres tu autorrealización, pero eso difícilmente pasa en nuestra realidad latinoamericana, y ella sigue luchando para que todos sobrevivan y tengan bienestar sin nunca encontrarlo para ella misma”.

Esto le explica a Nueva Mujer el coolhunter y creador de la agencia mexicana de tendencias, Trendo.Mx, Gustavo Prado. 

De la “luchona” a la “neni” a la “Fiona” 

“La liberación solo es para las ricas // Porque las pobres estamos en la olleta //Con un marido que sí es el que manda //Si reprochamos nos dan en la jeta”.

Esto cantaba Marbelle, reflejando una realidad dicotómica en Colombia y América Latina: tus liberaciones suceden dependiendo de la capa de privilegio en la que te encuentres.

Sobre todo si eres madre soltera.

Hay más madres solteras en ámbitos urbanos que reafirman su independencia a través de su propia pujanza, y a través de interseccionalidades dadas también en lo digital.

Esto no implica que no existan los castigos por no cumplir el antiguo modelo de “ángel del hogar”. Y se siguen dando en ambos ámbitos. 

“Tendremos sociedades plenas cuando no tengamos mujeres frustradas”

Heriberto Allende.

Si antes en la web  se normalizaban memes sexistas y degradantes de las luchonas con sus “bendiciones”, ahora las burlas van para las “nenis” mexicanas, por ejemplo.

Nuevos estereotipos degradantes

Ellas son mujeres que sostienen familias y economías vendiendo en grupos de FB y WhatsApp.

También están las conocidas “Fionas” que van acompañadas del “Shrek” del barrio popular y sus ogritos (hijos), entre otras.

Memes que siguen mostrando cómo la madre soltera en precariedad- y en la región con la segunda tasa más alta de embarazos adolescentes del mundo- debe seguir siendo castigada.

Mamá Luchona: la evolución problemática de un estereotipo problemático

No solo por ser madre joven, no solo por serlo de nuevo.

También, por no casarse.

Y por supuesto, por ser pobre y por no tener un gusto o apariencias absolutamente normados.

Gustos hegemónicos dentro de nuestro culto colonial a la blanquitud. 

Celebramos a las famosas en Colombia y en la región que salen en las revistas con sus hijos, preferentemente, honrando su rol de madre soltera.

Pero se sigue degradando a la que sí le toca vivir la realidad de ser la cabeza de hogar en contextos vulnerables.

“Las Fionas, acompañadas de su Shrek, perpetúan la idea de que la mujer también se sacrifica por su hombre.”

” Y ya estamos en 2021, donde Latinoamérica ya debería entender que no se le deberían poner medallas a las mujeres que se sacrifican todo por otros. “

“La mujer luchona en nuestro contexto es la que no decide tener hijos, porque es egoísta y recibe ataques”.

“Cuando en sociedades del primer mundo esto es perfectamente normal.”

“Acá, en los estudios que hemos hecho de clases sociales, prima el esquema de lo gregario y esto te determina como una gladiadora, en vez de ser otra cosa.”

” Y cuando se acepta el esquema, aceptas ser una mamá luchona.”

” Y como decía Heriberto Allende, filósofo mexicano ´tendremos sociedades plenas cuando no tengamos mujeres frustradas’. “

“Sociedades donde las mujeres no debieran postergar su felicidad para que todos coman.”

“Por eso la idea del sacrificio es una idea tan nefasta: porque proviene de la idea del sacrificio como redentor del pecado.”

” Y que el sacrificio todo lo cura, y lo vence, pero se vuelve una locura que nada vence”, expresa Prado.

En una realidad donde se acentuó más la precariedad por la situación sociopolítica y económica, dar estas discusiones para muchas madres solteras es muy lejano.

Pero tal vez es hora de preguntarse por qué seguimos honrando un modelo de maternidad que sigue condenando a las mujeres a los mismos roles.

Todo, con empaques digitales y sociales distintos.