logo
Twitter / @brujasdelmar /
Actualidad 30/01/2021

Ni perdón ni olvido: Mariana y todas las mujeres que no vuelven a casa merecen justicia

A través del hashtag #JusticiaParaMariana se busca que las autoridades dejen de minimizar su caso.

Imagen de portada: Twitter/ @brujasdelmar

Una vez un feminicidio estremece al país. una vez más un mujer salió de casa y no volvió. Y una vez más, las autoridades brillan por su ausencia y demuestran que la justicia en México no existe.

La doctora Mariana Sánchez tenía apenas 24 años cuando fue hallada sin vida la mañana de este jueves en la colonia Nueva Palestina, en el municipio de Ocosingo en Chiapas, donde se encontraba realizando su servicio social.  Recién había concluido sus estudios de la licenciatura en Médico Cirujano en la Universidad Nacional Autónoma de Chiapas (UNACH).

Hace un mes, la joven había denunciado que sufrió abuso sexual de parte de algunas personas de esa comunidad pero lejos de tomar acción o al menos reubicarla como solicitó , las autoridades sanitarias y escolares se limitaron a darle vacaciones un mes y no le dieron seguimiento a su denuncia.

Mariana tuvo que regresar al lugar para cumplir con sus horas de servicio. Ella vivía en un cuarto que ofrece la clínica como apoyo a los pasantes, lugar donde fue encontrada sin vida en la mañana del día jueves 28-01-20.

De acuerdo con la Fiscalía General de Chiapas, la necropsia de ley determinó que la causa de muerte de Mariana fue por “asfixia mecánica secundaria por ahorcamiento”. Se informó que se dio inició una carpeta de investigación conforme a protocolo de feminicidio.

Cabe mencionar que según reportaron en Twitter, en un principio circuló información que decía que lo sucedido no sería catalogado como tal ya que cuando fue encontrada tenía marcas que hicieron pensar que se podría tratar de un suicidio.  Es hasta ahora que la Fiscalía informó que determinó que el caso se seguiría bajo el protocolo de feminicidio. 

Sin embargo, en redes sociales han salido a la luz todas las irregularidades que existen en el caso, así como la falta de protocolos de seguridad para los estudiantes de medicina que del mismo modo realizan su servicio social y han sufrido de injusticias.

Un amigo de Mariana señaló que la zona en la que está ubicada la clínica es de “alto riesgo” ya que es un espacio ocupado por los zapatistas y no hay presencia de las autoridades gubernamentales. También añadió que  ya se habían registrado otras agresiones a personal médico del lugar.

Desde el viernes se han llevado a cabo diferentes manifestaciones para exigir justicia para Mariana y todas las mujeres que han sido víctimas de la violencia en México. Porque como ella, otras diez mujeres al día son asesinadas en este país; diez de las que se tiene registro porque muchas otras quedan en el anonimato.

 

“Qué miedo ser médico en México. Qué miedo ser mujer en México. Qué miedo ser mujer y médico en México”, expresó una usuaria. “En Mexico ser médico o estudiar medicina ya es peligroso, ahora siendo mujer lo es todavía más! #JusticiaParaMariana“. “Ser médico en México quiere decir que la mayoría de las veces no vale lo que cuesta… Amo lo que escogí, quiero pensar que tengo vocación y dedicación, pero eso no quiere decir que no merezcamos respeto y seguridad” 

A principios de 2021, Samara Aurora, Nutrióloga egresada de la Universidad Iberoamericana Puebla también fue asesinada por un sujeto que  la interceptó cuando ella se trasladaba a su trabajo en la Unidad Médica de Alta Especialidad (UMAE-14) del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Ni perdón ni olvido: Mariana y todas las mujeres que no vuelven a casa merecen justicia.

¿Cuántos más puede haber? ¿Cuántas madres lloran el nombre de sus hijas desaparecidas? Madres que pueden pasar dos, tre o diez años clamando justicia ante una autoridad ciega. 

No importa cuánto tiempo pase, siempre nos faltarán Mariana, Samara, Danna, Sandra Ibeth, Jessica, Mara, Karen, Fátima, Alondra, Alexa, Nayeli, Ingrid, Mariana, Lesvy, Fernanda y muchas otras más cuyos nombres siguen sumando a la cifra de feminicidios en un país donde la justicia brilla por su ausencia.

Más de este tema

El peligro de hacer bromas sobre emborrachar mujeres en un país machista

El caso de Samara Aurora nos recuerda que las mujeres no estamos seguras en ningún lado

Decir “tengo hijas” no significa entender la violencia que sufrimos las mujeres

Te recomendamos en video