Actualidad

Decir “tengo hijas” no significa entender la violencia que sufrimos las mujeres

No se trata de que respetes a las mujeres que están a tu alrededor sino a todas

Hace unos días, la youtuber Nath Campos denunció a través de sus redes sociales al influencer Rix por abusar sexualmente de ella. La joven de 25 años expuso que después de una fiesta con otros amigos youtubers, terminó con Rix a su departamento pero debido al estado de ebriedad en el que se encontraba, no tenía control de la situación. Cuando comenzó a recuperar la conciencia, se dio cuenta de que el youtuber le estaba haciendo cosas y que ella no podía moverse. De acuerdo al relato, Nath nunca supo si su estado se debió a que «bebió de más» o si hubo otra razón que no le permitió defenderse. 

Tras lo sucedido, Nath acudió con sus amigos más cercanos pero mientras que algunos decidieron cortar relación con Rix, otros continuaron saliendo con él como si nada e incluso minimizaron el «incidente». Mientras que el influencer también siguió con su vida normal, ella sentía que debía mantenerse callada por miedo a perder su trabajo, en el cual compartía espacio con el influencer. Nath continuó su relato asegurando que después de tomar terapias y entender la gravedad de la situación, tomó la decisión de hacer la denuncia correspondiente. 

Esto generó una discusión en redes sociales sobre lo normalizada que está la violencia contra la mujer y de la importancia de apoyar a la víctima antes que encubrir al agresor.

El tema fue retomado el lunes por varios medios, incluyendo al programa Hoy, donde Andrea Legarreta, Galilea Montijo, Martha Figueroa, Arath de la Torre y Paul Stanley participaron en una mesa redonda para debatir sobre lo sucedido.

Bastó un minuto de la conversación para darnos cuenta de que ninguno de ellos entendió lo sucedido con Nath Campos pues en lugar de mostrar apoyo y empatía, la señalaron y revictimizaron.

«Es que dice desperté y lo vi ahí…¿y por qué despertaste ahí? pues porque en la noche te dormiste sin saber ni dónde te dormiste, ni quien estabas, ni qué…El tema es no pierdas la consciencia para llegar a eso», dice Martha Figueroa, mientras que Andrea Legarreta aseguró que esto causa confusión porque «denuncian pero siguen teniendo una relación cercana con quien denuncian».

Pero mientras que las críticas se enfocaron en Andrea Y Martha, las palabras de Arath de la Torre pasaron desapercibidas y de igual forma, son muestra de cómo la víctima termina siendo más cuestionada que el agresor.  

“Si esto es cierto que se aclare, si no, también, porque esto puede detonar que cualquier persona te puede denunciar por algo que pasó en una borrachera”, apuntó.

Tanto Andrea Legarreta como Arath de la Torre compartieron un video pidiendo disculpas pero de nueva cuenta, las palabras del actor no fueron acertadas.

«…En ningún momento estoy de acuerdo con lo que sucedió, en ningún momento estoy apoyando a alguna persona que haya cometido algún delito, lo único que dije fue que en efecto hay que ser muy responsables, hay que denunciar con tiempo y hay que acabar con estas prácticas, definitivamente y entre más rápido mejor”, comentó.

“Tengo hijas maravillosas, tengo una mujer que está filmando este video, sí. Les pido de favor que no descontextualicen las cosas que nosotros hacemos”, comentó.

Los hombres deben dejar de creer que ser aliados y estar en contra de la violencia contra mujeres es porque «tienen hijas maravillosas». Se debe estar en contra por simple empatía y calidad humana.  Las relaciones sentimentales, familiares y laborales con otras mujeres no son un argumento para asegurar que entiendes el problema.

Decir «tengo hijas, tengo hermanas, tengo esposa, tengo madre» no es entender el problema. Porque no se trata de que respetes a las mujeres que están a tu alrededor sino a TODAS.

Y con respecto a «denunciar a tiempo» y «no quedarse calladas» también hay una gran confusión por parte de quienes aseguran ser empáticos con la víctima. Denunciar a alguien que te violentó no es fácil. Superar el trauma que provoca sufrir una violencia no es fácil. Es un proceso y aunque pasen diez, veinte o treinta años para que la víctima denuncie, sigue siendo igual de válido. 

No es el alcohol, no es la hora, no es la vestimenta. El problema es cómo normalicemos las agresiones. El único responsable y culpable de una violación es el violador.

Más de este tema

El peligro de callar, reír o ser indiferente ante los influencers que normalizan la violencia

La responsabilidad que los «influencers» no están entendiendo

Es momento de dejar de creer que el feminismo es odiar a los hombres

Te recomendamos en video

 

Tags

Lo Último


Te recomendamos