logo
Imagen Vía @brujasdelmar / El caso de Samara Aurora nos recuerda que las mujeres no estamos seguras en ningún lado.
Actualidad 07/01/2021

El caso de Samara Aurora nos recuerda que las mujeres no estamos seguras en ningún lado.

El nombre de Samara Aurora se une a la lista de mujeres que han sido asesinadas en México, donde la impunidad impera

Imagen Vía @brujasdelmar

Los feminicidios abarcan los titulares del país todos los días y la justicia brilla por su ausencia. Apenas van seis días del 2021 pero Samara Aurora se ha convertido en una víctima más de la violencia machista que impera en México.

Samara Aurora Arroyo Lemarroy fue reportada como desaparecida desde el 23 de diciembre de 2020 en el estado de Veracruz  La fiscal del estado, Verónica Hernández Giadáns, dio a conocer se abrió una investigación de manera “inmediata” gracias a la información que la policía ministerial, la Secretaría de Seguridad Pública y la familia proporcionaron en el momento.

A pesar de la movilización, la joven fue hallada sin vida tras el rastreó de agentes caninos K9, el 7 de enero de 2021.

De acuerdo con el reporte de las autoridades, el cuerpo de la mujer de 28 años fue localizado en Palmas Arriba, dentro del municipio de Actopan. Hernández Giadáns, informó en conferencia de prensa que este miércoles se cumplió una orden de cateo en el domicilio de William “N” y sus padres, en donde se encontró el cadáver.

William “N” es originario del municipio en donde fue hallado el cuerpo y el 25 de diciembre fue detenido cuando circulaba a bordo de una camioneta, la cual pertenecía a Samara. Según el reporte, es instructor del deportivo de Arroyo Lemarroy y fue la última persona con la que ella se vio antes de desaparecer.

Sam tenía 28 años, Nutrióloga egresada de la Universidad Iberoamericana Puebla. El sujeto la habría interceptado  cuando ella se trasladaba a su trabajo en la Unidad Médica de Alta Especialidad (UMAE-14) del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Samara era además miembro del club rotario de Xalapa y Coatepec. Sus compañeros también fueron parte de la movilización que se inició en redes, exigiendo justicia.

En conferencia de prensa, solicitaron a la ciudadanía solidarizarse “con la familia, Samara es una hija, una hermana, una prima, ayer fueron otras hoy es Samara, le pedimos a la sociedad que nos ayude”.

Una vez más, las redes sociales mostraron su apoyo a la familia de Samara así como su indignación ante la situación de violencia que se vive en el país.

“Exigimos justicia para Sam, exigimos seguridad para todas. Abrazamos a todas y todos aquellos que colaboraron con la búsqueda, a todas y todos los seres queridos de Samara. Compartimos la rabia y el dolor de su pérdida“, declaró el Colectvo Las Brujas del Mar.

La violencia machista no cede y en México siguen asesinando a diez mujeres al día; diez nombres que se registran pero ¿cuántos más puede haber? ¿Cuántas madres lloran el nombre de sus hijas desaparecidas? Madres que pueden pasar dos, tre o diez años clamando justicia ante una autoridad ciega. 

Lo vimos con el reciente documental de Netflix “Las tres muertes de Marisela Escobedo”: una madre que hizo todo porque la muerte de su hija en manos de un hombre que decía amarla no quedara impune. Una madre que recolectó todas las evidencias para que se hiciera justicia y que en lugar de obtenerla, terminó siendo asesinada y sin justicia para su hija.

Hace unas semanas el caso de Danna Sugey Salgado Dávalos también encendió la indignación en redes sociales pues no sólo fue encontrada muerta en un lote baldío sino que sus propios familiares y amigos fueron quienes tuvieron que hacer la búsqueda tras la nula acción de las autoridades de Baja California.

La joven desapareció el pasado 30 de marzo tras salir a entregar unas ventas realizadas por redes sociales. Sólo se habría desplazado una cuantas cuadras; apenas tenía 21 años y un hijo que hoy se ha quedado sin su madre.

Los feminicidios en México abarcan los titulares del país todos los días, demostrando que la violencia machista no cede ni siquiera en estos tiempos de pandemia. Por momentos pareciera que nos hemos acostumbrado a ver en redes sociales nombres de mujeres y niñas desaparecidas y por otro, seguimos sin creer que la situación se esté saliendo cada vez más de control.

Cada día se suman diez nombres más a la lista de víctimas, según las cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) pero siempre pueden ser más, entre las que no se reconocen, las que no hacen ruido alguno y las que simplemente pasan desapercibidas.

No importa cuánto tiempo pase, siempre nos faltarán Danna, Sandra Ibeth, Jessica, Mara, Karen, Fátima, Alondra, Alexa, Nayeli, Ingrid, Mariana, Lesvy, Fernanda y muchas otras más cuyos nombres siguen sumando a la cifra de feminicidios en un país donde la justicia brilla por su ausencia.

 

Más de este tema

Aumentaron los casos de embarazos de menores de edad durante la pandemia por abuso

Es momento de dejar de creer que el feminismo es odiar a los hombres

El peligro de compartir fotografías de los presuntos feminicidas

 

Te recomendamos en video