Aumentaron los casos de embarazos de menores de edad durante la pandemia por abuso

El embarazo infantil es claramente un problema de salud pública ya que está relacionado con la violencia sexual que va en aumento

La violencia se ha incrementado en los últimos meses y junto con la pandemia de COVID-19, se ha convertido en un problema más gravde de lo que cualquiera podría imaginar. El confinamiento derivado de la pandemia del coronavirus llevó a que los registros de violencia contra la mujer en el hogar aumentara en un 60% en México mientras que de acuerdo con datos del Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres)32 niñas entre 10 y 14 años se convierten en madres tras ser víctimas de violencia sexual.

Los embarazos no deseados como consecuencia de una violación, son una realidad para muchas mujeres y las niñas son las más vulnerables.

Ante la sociedad, un embarazo no deseado es a causa de un descuido, durante una relación consensuada pero olvidan que existen personas que cometen actos atroces y que ultrajan el cuerpo de menores de edad que no tendrían por qué ser víctimas de abuso.

Esta situación se ha manejado como "embarazo infantil" pero hay que llamar las cosas por su nombre y esto es  abuso sexual a menores.

Además, también pone sobre la mesa el tema sobre la falta de acceso a educación sexual y métodos anticonceptivos para todos así como la polémica sobre el aborto legal, seguro y gratuito como derecho humano.

De acuerdo con Nadine Gasman, titular de Inmujeres,  se estima que en este 2020 haya un promedio de más de un millones de mujeres que no tuvieron acceso a métodos de anticoncepción. Esto significa un aumento de 145 mil embarazos de los esperados en condiciones normales, sin pandemia.

“Tenemos claro el efecto (de la pandemia) en los embarazos no deseados, a pesar del esfuerzo de la secretaría de Salud, no sólo de mantener los servicios abiertos sino de hacer una amplia difusión”, dijo.

niña

Por su parte, Gabriela Rodriguez, titular de la Conapo, señaló que todos los días en México hay mil nacimientos de madres menores de 19 años, lo que implica una barrera en su desarrollo ya que muchas dejan de estudiar y obtener mejores condiciones laborales.

En México, donde el la lucha por la legalización del aborto ha estado muy latente y aún en medio de una pandemia, 14 mil 568 menores de 10 a 14 años se convirtieron en madres, de acuerdo con los datos del Subsistema de Información sobre Nacimientos (Sinac) de la Secretaría de Salud.

Esto a su vez, lleva a cifras escalofriantes de menores que se realizan abortos clandestinos y mueren.

El embarazo infantil es claramente un problema de salud pública relacionado con la violencia sexual que no se detiene. La legalización del aborto es de gran importancia para acabar con la maternidad forzada y las muertes maternas. De acuerdo con Amnesty International, en todo el mundo se estima que 1 de cada 4 embarazos terminan en un aborto cada año y esto sigue siendo una de las primeras causas de muerte materna en el mundo. 

Mujeres y niñas sufren todos los días de violencia y las faltas en la justicia reproductiva se ha convertido en parte de ello.

Más de este tema

Ser mujer en México es vivir en una alerta constante

Callar, reír o ser indiferente ante un feminicidio te hace parte del problema

Cría niñas que rompan patrones patriarcales, no que crean que son "el sexo débil"

Te recomendamos en video