logo
Actualidad 27/01/2021

Es momento de dejar de cuestionar por qué una víctima de abuso tarda tanta tiempo en denunciar

¿Por qué la sociedad se enfoca más en cuestionar a la víctima antes que al agresor?

El caso de la Youtuber mexicana Nath Campos, quien denunció a través de sus redes sociales al influencer Rix por abusar sexualmente de ella, abrió una vez más el debate en torno a la violencia que vivimos las mujeres y que muchas veces callamos.

La joven de 25 años expuso que después de una fiesta con otros amigos youtubers, llevó a Rix a su departamento pero debido al estado de ebriedad en el que ella se encontraba, no tenía control de la situación. Cuando comenzó a recuperar la conciencia, se dio cuenta de que el youtuber “le estaba haciendo cosas” sin su consentimiento, lo que la llevó a pensar si su estado se debió a que “bebió de más” o si hubo otra razón que no le permitió defenderse.

influencers

 

TRas lo sucedido, Nath se vio envuelta en señalamientos por parte de quienes tenían relación con ambos, se sintió sola y se culpó por haber permitido terminar así. Fue hasta la marcha del 8M que se dio cuenta de que no estaba bien, que no era su culpa y que debía denunciar a Rix por abuso.

Pasaron meses hasta que la Youtuber contó su historia, convirtiéndose en una inspiración para muchas que han vivido en carne propia una situación similar o que conocen a una amiga o hermana que pasado por eso. Sin embargo, no faltaron los que siguieron cuestionándola, incluyendo a los conductores del programa Hoy, quienes la señalaron por “haber bebido de más” o por “no haber denunciado antes”:

Muchos se preguntan por qué una persona que fue abusada tarda tanto tiempo en denunciar o por qué hay tantos casos que pasaron hace 10, 15 o 30 años y apenas están saliendo a la luz.  La respuesta es simple: Quien sufre de una agresión sexual denuncia cuando puede, no cuando quiere. 

Cualquier tipo de violencia genera un profundo trauma y superarlo no es como tomar un medicamento cuando tienes un resfriado.  Sanar y tomar fuerza para alzar la voz es un proceso y aunque pasen diez, veinte o treinta años para que la víctima denuncie, sigue siendo igual de válido.. 

Hay muchas implicaciones detrás, cosas que jamás entenderá alguien que no lo ha vivido. Sin embargo, es nuestro deber ser empáticos y dejar de culpar a la víctima antes de al agresor.  El único responsable y culpable de una violación es el violador.

Hay tantas formas en las que las mujeres sufrimos violencia de género y tantas razones por las que callamos. Los señalamientos y cuestionamientos entorpecen el proceso y revictimiza.

La sociedad ha normalizado tanto la cultura de la violación que incluso bromea sobre ello, lo que hace que pase desapercibida cuando sucede. Para que una mujer pueda reconocer que existió abuso y sea capaz de verbalizarlo, pueden pasar meses e incluso años. Algunas logran reconocerlo antes, otras no. Lo importante es entender que nunca es tarde y que siempre será válido y necesario. Nada quitará el hecho de que fue abusada ni que quien lo hizo es un violador. 

La revictimización genera culpa, vergüenza y estigmas sociales. Muchas víctimas son amenazadas, lo cual genera miedo. Muchas mujeres son asesinadas durante y después de un abuso, razón OBVIA por la que tampoco existen denuncias.

Otra razón por la que una persona puede tardar tanto en denunciar, o no hacerlo nunca es que no todas cuentan con información suficiente para tomar acción. No es cuestión de cobardía o debilidad, no todas las personas saben a dónde recurrir si son víctimas de un delito y no todas tienen los recursos para iniciar una denuncia, sin mencionar que las instituciones carecen de capacitación para llevar a cabo un proceso eficiente, digno y con perspectiva de género. 

El pacto patriarcal bajo el que los hombres se encubren los unos a los otros, también es parte del problema y otra razón por las que las mujeres no denuncian.

Más de este tema

Decir “tengo hijas” no significa entender la violencia que sufrimos las mujeres

El peligro de callar, reír o ser indiferente ante los influencers que normalizan la violencia

Es momento de dejar de creer que el feminismo es odiar a los hombres