Actualidad

La mirada de complicidad entre Michelle Obama y Kamala Harris que muestra el apoyo entre mujeres

Michelle Obama y Kamala Harris son dos ejemplos de mujeres poderosas

La ceremonia de toma de posesión de Joe Biden como presidente de los Estados Unidos ya ha pasado a la historia como uno de los momentos más emblemáticos del 2021.  «La política no tiene por qué ser un fuego furioso que destruya todo a su paso. Cada desacuerdo no tiene por qué ser motivo de guerra total», recalcó el mandatario en su discurso.

Pero mientras que el protagonista del día fue Joe Biden, quienes robaron la atención de todos fueron las mujeres presentes en el evento como Lady Gaga, Jennifer Lopez, Hillary Clinton, Amanda Gorman, Jill Biden y por supuesto, Kamala Harris y Michelle Obama, quienes sorprendieron con la gran complicidad que existe entre ambas. 

El lenguaje corporal dice más que mil palabras y la mirada de Michelle Obama a Harris es todo lo que el verdadero empoderamiento femenino representa.

Dos mujeres poderosas

Michelle Obama siempre ha sido la representación de mujer fuerte e inspiradora. Su historial está lleno de acciones de cambio social y de empoderamiento de la mujer, lo que la ha convertido en un modelo a seguir para muchas personas. Ella ha pasado toda su carrera involucrando a los jóvenes, mientras mejora la comunidad donde creció.

Una mujer revolucionaria que ha fomentado una mejor educación para las niñas, la igualdad de derechos, una vida saludable y más ayuda para las familias que viven en la pobreza. Su propio CV es bastante impresionante: Primera Dama, abogada, autora de bestsellers de sus memorias, icono de estilo y madre.

Por su parte, Kamala Harris también ha tenido una gran historia de lucha, abriéndose paso en un mundo dominado por hombres.  Ella fue la primera fiscal general afroamericana en la historia de California; la primera indio-americana en llegar al Senado y, ahora, está haciendo histori al convertirse en la primera mujer vicepresidenta de Estados Unidos, así como la primera afroamericana y la primera persona de origen asiático en acceder a este puesto.

Jamás subestimes el poder de las mujeres para conectarse y apoyarse entre sí en el trabajo.

Las mujeres en la historia han luchado incansablemente por los derechos y la igualdad de género. Han luchado para que las mujeres no sean vistas como un sexo «inferior». Al competir y menospreciarnos, no apoyamos estos esfuerzos de mujeres poderosas en el pasado. Refuerza la idea de que debemos sentirnos inferiores. Al trabajar juntas, podemos implementar un cambio verdadero porque todos importamos y merecemos ser vistos como iguales.

La sociedad nos ha hecho creer que ser una mujer fuerte es igual a ser inalcanzable y estar dispuesta a aplastar a quien sea con tal de ser siempre mejor pero no es así. Ser una mujer fuerte no es igual a estar sola, sino acompañada de otras mujeres fuertes que se impulsen y apoyen entre sí.  Porque una mujer fuerte se defiende a sí misma pero no deja de apoyar a las demás

Un estudio publicado en Harvard Business Review encontró que las mujeres que tienen un círculo fuerte de amigas tienen más probabilidades de obtener puestos ejecutivos con salarios más altos.

«Las mujeres que estaban en el cuartil superior de la centralidad y tenían un círculo interno dominado por mujeres de 1-3 mujeres obtuvieron posiciones de liderazgo que eran 2.5 veces más altas en autoridad y paga que las de sus compañeras que carecen de esta combinación», explica el estudio.

El estudio sugiere que hay mujeres q¡con puesto de liderazgo que prefieren ir por su cuenta sin embargo, quienes lo hacen acompañadas de amigas fuertes, tienen mejores resultados porque tienen una red de apoyo.

Parte de la razón por la cual las mujeres mejoran cuando tienen amigas fuertes es que se sienten respaldadas y protegidas. No hay nada más poderoso que poder recurrir a otras mujeres que han tenido experiencias similares que pueden ayudarte a sobrellevar los problemas.

Olvídate de señalar, criticar o buscar rivalidad con las demás.  busca aliadas, rodéate de quienes te inspiran a ser mejor. El desafío de las mujeres está en aliarse unas con otras para ser más fuertes. Cuando ayudas a otra mujer a levantarse, todas brillan. Al principio puedes sentir que no te estás enfocando en ti, pero te darás cuenta de que puedes ser lo suficientemente segura como para inspirar a las demás, lo cual te hace crecer de formas que jamás habías imaginado.

Más de este tema

Llenan de halagos a Michelle Obama por su poderoso look en la posesión de Biden

Michelle Obama defiende a la nueva primera dama de comentarios sexistas

Michelle Obama contó el peor episodio de racismo que sufrió siendo primera dama

Te recomendamos en video

 

Tags

Lo Último


Te recomendamos