Pareja

No vale la pena continuar una relación que no te hace feliz solo “por los hijos”

No es saludable permanecer en una relación por algo que no sean tus propios deseos.

Kylie Jenner Adamari López Shakira con sus hijos

Miles de mujeres históricamente han hecho el sacrificio de permanecer en una relación tóxica, o que no les hacía feliz, pensando en el bien de los hijos y cómo tener a mamá y papá juntos les beneficiaría.

Sin embargo, la realidad es que esto no es fructífero para nadie. Es mas, termina por alargar demasiado el sufrimiento para todos los involucrados.

Porque sí, en vez de hacerles un bien, lo que estamos haciendo es transmitir un mal ejemplo en el que verán una idea distorsionada de lo que es una pareja sana, que se ama y se apoya, así como serán testigos de amargos episodios como discusiones.

Por otra parte, una mamá feliz, es una familia feliz. Si no te sientes bien en lo individual, terminarás contagiando a todos de esto y tu insatisfacción se verá reflejada en una actitud amargada ante la vida, falta de afecto, impaciencia, estrés, depresión, entre otros problemas de salud mental y emocional.

¿Vale la pena, entonces, que hagamos pasar por esto a nuestros hijos y a nosotras mismas por no tener la valentía de cortar una relación a tiempo?

Es fundamental que nos quitemos los prejuicios: por acabar un noviazgo o un matrimonio no estamos fracasando, ni tampoco nos tiene que importar la opinión de los demás, más allá del verdadero bienestar tuyo y de tus hijos, que al ver a una mamá feliz, valiente, luchadora y con amor propio serán felices.

Lamentablemente siempre acabaremos por herir a nuestros pequeños, ya que no somos perfectos, nos equivocamos y es el curso natural de la vida, pero no podemos aferrarnos a alguien bajo ilusiones por el miedo a la soledad, la dependencia emocional y económica o la presión social.

Definitivamente, mantener una relación por razones que no sean precisamente el amor, le abre la puerta a dificultades mayores como la infidelidad, el maltrato físico y/o emocional y la indiferencia.

Tags

Lo Último


Te recomendamos