Psico

Independencia, amor propio y otras cosas que te enseña una madre fuerte con su crianza

Los hijos de este tipo de mamá internalizan grandes lecciones de vida,

Meryl Streep y Amanda Seyfried en 'Mamma Mia'

Mucho de lo que somos en la vida adulta, nuestra autoestima, manera de desenvolvernos y los conceptos que tenemos del mundo son resultado directo de la crianza que recibimos.

Por esto, ser hijas de una madre fuerte puede dejarnos con grandes aprendizajes, destrezas y pensamientos para sortear cada prueba en la vida con confianza y seguridad en nosotras mismas.

Y es que, algunas de las lecciones más valiosas que nos inculcaron al crecer, las aprendimos de ellas y ahora permanecen como una marca indeleble para siempre en nuestras vidas como mujeres.

10 cosas que aprenden los hijos de una madre fuerte

Ya sea que hayas tenido una madre fuerte o quieras ser una en el futuro, a continuación, te contamos 10 cosas que aprende para toda la vida un hijo al ser criado por este tipo de mamá.

Amor propio

Los hijos de una mamá con mucha fuerza aprenden desde temprano amarse a ellos mismos, alejarse de lo que no les conviene y a seguir adelante cuando todo parece estar en su contra.

También a tener fe en ellos cuando los demás dudan de sus habilidades y que los fracasos no los definen, sino cómo se recuperan de los traspiés y cuánto luchan por lo que anhelan.

Ser independiente

Una madre tenaz enseña a sus retoños el valor de la independencia. En especial, sus hijas entienden que no necesitan un hombre que las rescate para ser plenas, exitosas y felices en la vida.

Meryl Streep y Amanda Seyfried en 'Mamma Mia'

Amor incondicional

Al ver a su madre dedicar tiempo, salud y todo por ellos, pero sin quejarse de lo que está haciendo o pasando, los hijos de una mamá fuerte conocen cómo es el amor desinteresado e incondicional

Ser sensibles

Las madres fuertes también suelen ser muy sensibles aunque lo oculten, por eso pueden enseñar a sus hijos a tener fortaleza, pero también abrazar la sensibilidad o el lado blando que tenemos.

Las mamás de este tipo quizás lloren en silencio por los pesares de sus vástagos o no duerman cuando estén preocupadas por ellos. Al abrazarlos, muestran esa gran ternura que guardan.

Meryl Streep y Amanda Seyfried en 'Mamma Mia'

No estancarse en el pasado

Una mamá con fuerza alecciona a sus hijos a no mirar hacia atrás y no engancharse con los “qué hubiera pasado si...”. Ellas enseñan a no estancarse en el pasado, sino mirar hacia el frente.

Asimismo, muestran que todo lo que transcurre en la vida, aunque no siempre sea soñado, los llevará hasta donde corresponden Mientras lo hacen, el pasado se redime por su cuenta.

Lo duro de ser mujer

Las hijas de una madre fuerte aprenden de ellas que no es sencillo ser mujer. Muchas veces vieron que su opinión era desechada o nadie la tomaba en serio simplemente por su género.

Sin embargo, ella les enseñó que estas experiencias solo las fortalecen y no solo pueden destacarse entre una marea, también que sus ideas sean escuchada y aceptadas.

Meryl Streep y Amanda Seyfried en 'Mamma Mia'

Ser dueño de tu felicidad

Una mamá imbatible enseña a sus hijos a ser amos de su felicidad y encontrarla aun cuando todo está revuelto. Así es que les inculca el ser felices en toda circunstancia y recordar que siempre hay motivos para sonreír.

Ella quiere lo mejor para ti

Los hijos de este tipo de mamá aceptan que ella sabe más sobre el amor y quiere lo mejor para ellos, por lo que si no aprueban a alguien, es importante escucharla. Ella sabe de lo que habla y, aparte, no quiere que les rompan el corazón.

Meryl Streep y Amanda Seyfried en 'Mamma Mia'

La importancia de la paciencia

Los hijos de una madre con gran fortaleza aprenden la importancia de la paciencia y la fe. Las dificultades no son eternas y mañana será mejor. Les enseñan a ser pacientes con la vida, el tiempo, el éxito…

En fin, demuestran con su templanza y determinación que la paciencia es una virtud que hay que cuidar y trabajar todos los días mientras se acciona para cambiar nuestras circunstancias.

Ser buena madre

Al final, las hijas de una madre fuerte aprenden a ser buenas mamás. Y es que estas progenitoras enseñan cómo cuidar a los suyos, que el trabajo fuerte da resultados y se puede amar sin condiciones.

Igualmente, instruyen para ser amorosas, amables, compasivas y protectoras, pero además fuertes y resistentes. Todo esto lo hace de manera verbal y con su ejemplo. Luego, sus retoños siguen su estela.

Meryl Streep y Amanda Seyfried en 'Mamma Mia'
Tags

Lo Último


Te recomendamos