logo
/ Modern Love, Amazon Prime-Comer, rezar, amarCómo sanar tu corazón después de que te perdiste en una relación
Wellness 04/02/2021

Cómo sanar tu corazón después de que te perdiste en una relación

Las relaciones son difíciles, pero siempre puedes volver a ti

Arreglar un corazón roto no es tan fácil como nos gustaría, para muchas generaciones el amor romántico fue la norma y la única forma en la que aprendimos a relacionarnos con el otro.

Pensemos un momento en los referentes que consumimos mientras crecíamos. Las telenovelas, las películas de Disney y las de Hollywood, por mencionar algunos ejemplos, presentaban a mujeres desesperadas por ser amadas, por llenar las expectativas del otro sin importar nada más.

La mayoría de las protagonistas de película renunciaban a su esencia, a sus gustos, a lo que las hacía felices con tal de estar al lado de ese ser especial y muchas de nosotras, porque me incluyo, crecimos pensando que eso era parte primordial de estar enamorada.

Por ejemplo, Bridget Jones, una mujer asustada con la soltería, comienza una relación con Mark Darcy e intenta cambiar su forma de ser y vestir para encajar en el mundo del hombre que la alejará del estigma de la mujer soltera en los 30.

¿Dónde quedaban sus sueños y metas profesionales? Parece que todo eso pasaba a un plano invisible. Pocas veces vemos a Bridget enfocándose en sí misma con otros objetivos que no sean los de encajar en el molde.

corazón roto

Cómo sanar un corazón roto y volver a ser yo

Entonces, ¿cómo le hacemos para reconciliarnos con nosotras? ¿Cómo nos recuperamos después de que nos perdimos?

La respuesta no es sencilla y tampoco absoluta, te diría que el primer paso es tomar terapia, leer a diversas escritoras y escritores y estar receptiva a la transformación. Muchas veces perdernos puede traducirse en dejar de hacer las cosas que amamos, alejarnos de nuestro círculo de amigos, dejar un pasatiempo, etc.

Elizabeth Gilbert expone en su libro Libera tu alma, algunos puntos que te serán de gran ayuda para encontrarte de nuevo. La autora de Comer, rezar y amar propone conectar con tus habilidades.

corazón roto

Encuentra tu magia

Esto puede parecerte poético y poco práctico, pero tal como lo señala Gilbert:“El universo entierra joyas inesperadas dentro de todos nosotros y luego da un paso atrás y espera a ver si las encontramos”. 

¿Cuál es tu potencial? ¿Cuáles son esas cosas que te hacen feliz y te gustaría que formaran parte de tu vida? Puedes comenzar a plantearte cuáles son las actividades que te llaman la atención y dejaste de lado. Puede ser la lectura y para ello puedes sumarte a un club virtual. Los idiomas, las manualidades, hay muchas posibilidades, descubre qué detona tu magia.

Dilo en voz alta para ti, y por qué no, para el mundo, “soy cantante”, “soy fotógrafa”, “soy jardinera”, cree en ti y en tus pasiones.

Recupera tu confianza

Cuando tenemos el corazón roto  y veíamos un gran potencial en la relación solemos culparnos y cargarnos de comentarios negativos. Cuestionamos nuestro físico e intelecto, si a ti no te pasa, ¡felicidades, has trabajado mucho en ti! Para muchas mujeres salir de una relación, y más si se trató de una tormentosa, recuperar la confianza no es una tarea sencilla.

Renta Roa, coautora del libro Tu camino para sanar, explica que es necesario cambiar la narrativa que tenemos de nosotras mismas. Nos invita a reconocer nuestros pensamientos obsesivos y las emociones que nos provocan para canalizarlos de manera adecuada.

Identificar qué nos hace sentir inseguras y trabajar en ello nos ayudará a afrontar nuestros miedos, a aprender de las situaciones y avanzar porque los fantasmas se trabajan mejor cuando los reconocemos.

corazón roto

Perdónate y perdona

Estos puntos nos son una lista o una receta que tienes que seguir paso a paso, pero prender a identificar que algo nos dolió, que permitimos que alguien nos lastimara y aun con ello tenemos la capacidad de perdonarnos es clave en el proceso a conectar con nuestra fuerza interior.

Gaby Pérez Islas, licenciada en Literatura Latinoamericana con estudios a nivel maestría en Tanatología, explica en el libro  Tu camino para sanar: “El perdón es la decisión libre de responder a un daño recibido con nuestra comprensión. Es un cambio de actitud”, dejar ir lo que nos lastima es una forma de reconstruirnos. Aceptar que nos lastimaron y avanzar con amor hacia ti es un acto de amor propio que te debes.

Aunque suene a cliché, tú eres la única que puede hacer que las cosas y situaciones a las que te enfrentas sean diferentes. Recuerda quién eres y todo el potencial que hay dentro de ti.