Nunca te permitas ser la segunda opción de nadie

Un desamor puede doler pero no eres un plato de segunda mesa

Dicen que el amor se encuentra en cualquier esquina y que llega cuando menos lo esperas. Pero cuando nos dejamos llevar por el miedo a la soledad o la necesidad de llenar las expectativas de otros, terminamos en las manos equivocadas.

El ritmo acelerado de vida que llevamos y la constante presión social sobre "tener a alguien", nos ha llevado a conformarnos con menos de lo que merecemos. Aceptamos excusas "por falta de tiempo", nos quedamos con migajas y terminamos persiguiendo a quien no nos quiere como queremos.

Es posible que estés tan cansada de buscar que te has acostumbrado a ser la segunda opción de alguien.. Quizá te han decepcionado tantas veces que has pensado que "ser segunda opción" es mejor que ser ignorada por completo. Pero esto es algo que hasta arrastrado desde hace tiempo y es momento de cambiar.

TAMBIÉN LEE: Las mujeres inteligentes mantienen sus estándares altos cuando de buscar pareja se trata

No tienes que hacerte menos por nadie. No tienes que minimizar lo que eres para encajar en la vida de otros. Nunca deberías ser la segunda opción de nadie.

Deja de aceptar que te hagan a un lado. Deja de ver el lado "positivo" de que no seas la primera en la lista. Deja de aceptar excusas.  Quien te ama de verdad te verá como una prioridad siempre.

Y no se trata de que otros dejen todo por ti sino de que te demuestran que a pesar de todo, sigues siendo una pieza importante en sus vidas.

La persona adecuada para ti nunca te tendrá como "plato de segunda mesa". Quien esté destinado a estar contigo no te hará sentir miserable ni tampoco te hará cuestionar tu valor. Si la persona que amas no te dedica el tiempo que tú dedicas ni invierte el esfuerzo que tú inviertes, entonces no vale la pena.

TAMBIÉN LEE:No te sientas culpable por poner tu felicidad primero

La persona que realmente te quiere en su vida hará un esfuerzo para no perderte.

Las personas que pierdas durante este proceso de sanación no se comparan con las que llegarán.  Te darás cuenta de que ser una segunda opción no es tan glamoroso y que mereces mucho más. Serás más feliz si dejas de creer que no eres suficiente.

Recuerda que el amor no se persigue ni se ruega. No puedes obligar a nadie a quererte ni tampoco a quedarse a tu lado. Por eso, deja de conformarte con amores a medias y de aceptar migajas. Mereces un amor de tiempo completo; un amor que vea lo maravillosa que eres sin que se lo estés recordando siempre.

Te recomendamos en video