Ni los kilos ni tu tipo de cuerpo determinan tu valor

Nadie tiene por qué determinar tu valor por cómo te ves

Lo más probable es que hayas sido demasiado dura con tu cuerpo antes. Tal vez has tenido una relación tóxica contigo misma, proveniente de las presiones sociales que te dicen cómo debes verte para ser aceptada.

No es tan fácil escuchar que debes aceptarte tal y como eres cuando tienes tan grabado que tus imperfecciones te hacen horrible.  Quizá te has acostumbrado a eso y aunque haces un esfuerzo por amarte, sigues pensando que tu valor está en tu forma. Pero no estás sola.

Todas hemos pasado por eso. Pero juntas debemos entender que nadie tiene que definir nuestro valor.

Ni los kilos ni la forma de tu cuerpo deben ser una condena. No es una maldición ser como eres. COn kilos de más o de menos, con curvas o sin ellas, con mucho busto o con poco, eres hermosa.

TAMBIÉN LEE: No te sientas culpable por poner tu felicidad primero

Hay personas que siguen todos los estándares impuestos por la sociedad y ni así alcanzan la verdadera felicidad entonces, ¿por qué no trata de serlo sin esas reglas? Basta de presiones, basta de ser algo que no te permite sentirte cómoda.

Está bien si quieres probar algo nuevo, si quieres cambiar pero lo que sea que hagas, que sea porque tú lo decides y porque eso te hará mejor persona.

Puedes estar sana y feliz literalmente con cualquier tamaño y, dependiendo de cómo estés construyendo tu cuerpo, verás tu forma desde cierta perspectiva.

¿Sabía que hacer ejercicio no es únicamente para "bajar de peso"? La sociedad nos ha hecho creer que así es pero aún cuando adoptes una vida en movimiento y empieces a hacer ejercicio, convertirás tejido en masa muscular y es muy probable que tu peso se mantenga igual o que aumente. ¿Por qué? Porque el músculo pesa más que el tejido graso ¡y eso está bien porque te mantendrá sana y fuerte!

TAMBIÉN LEE: Las mujeres solteras no necesitan de nadie que determine cuánto valen

basta de dejar que nos afecte todo el bombardeo con ideales de belleza e imágenes increíblemente poco realistas de cómo deberían verse nuestros cuerpos. Sólo tú defines tu propio valor. 

Para ser honestas, mientras seas feliz en tu piel y te mantengas activa (lo cual además favorece tu salud mental y física) entonces está bien. No te preocupes por los números en la báscula porque son solo números. No dicen nada sobre ti como persona; ni sobre tu felicidad, tu personalidad ni tampoco tus logros.

No dejes que otros te minimicen ni humillen. Dicen que "a palabras necias, oídos sordos" entonces no dejes que los comentarios negativos te afecten. Tú eres tú y nada más importa. Lo único que debes aceptar es aquello que te ayude a crecer y ser mejor.

Sólo tienes un cuerpo en la vida, por lo que vale la pena ser amable con él.

Te recomendamos en video