La importancia de vacunar a tus hijos en tiempos de COVID-19

La pandemia de COVID-19 ha provocado una disminución en el nivel de esquema de vacunación infantil

Las vacunas infantiles pueden parecer abrumadoras para las nuevas mamás, especialmente en estos tiempos donde estamos viviendo una crisis sanitaria a causa del COVID-19. Hoy existen muchas dudas en torno a la aplicación de vacunas y por si fuera poco, la  pandemia ha provocado una disminución en el nivel de esquema de vacunación.

En entrevista con Nueva Mujer el doctor Justino Salvador Pineda, médico pediatra y Gerente Médico de Vacunas en Sanofi Pasteur habló sobre los riesgos de esta situación así como la importancia de seguir vacunando a los niños. Es momento de dejar atrás las falsas creencias que pueden poner en riesgo no sólo a los niños sino también a la población entera.

¿Por qué se dice que ha bajado el esquema de vacunación infantil y cuáles son los riesgos de esto? 

“Es una realidad que estamos viviendo no sólo en México sino en el mundo entero. Esta pandemia ha restringido la interacción con otros, lo que ha provocado que los padres descuiden aspectos como la vacunación de sus hijos. Muchos tienen el temor de llevar a sus niños a un hospital o una clínica, lo que trae como consecuencia esquemas incompletos. Las vacunas infantiles son importantes porque una sola (la hexavalente) aplicada en los dos, cuatro, seis y 18 meses de edad, protege contra 6 enfermedades. Muchos niños no están protegidos como deberían”

¿Qué tan eficientes son las vacunas infantiles?

“Son tan eficientes que es la única forma de asegurar que una enfermedad no va a afectar a tus hijos o al menos no de forma tan grave. Te puede dar influenza pero no terminarás en el hospital. Hay vacunas que tienen casi el cien por ciento de eficacia. Hoy en día sería muy raro que contrajeras la enfermedad como con la del tétanos o la poliomelitis. Las vacunas deben aplicarse en la edad adecuada y el esquema adecuado

TAMBIÉN LEE: Dejar los anticonceptivos durante la pandemia: ¿sí o no?

¿Por qué algunas requieren refuerzo? 

“Ni la enfermedad natural ni la vacunación en sí misma producen un estado de protección para toda la vida. La inmunidad que te da la vacunación termina a lo mucho en diez años pero para eso debes tener el esquema de 2, 4, 6 y 18 meses de edad. Si es así, vas a estar protegido por esos diez años si no, tus anticuerpos nunca van a tener lo suficiente para una protección verdadera. Por eso es que cada vacuna tiene diferente esquema. Con la vacuna de COVID-19 que eventualmente llegará, aún no se sabe si va a ser de una dosis o dos dosis, porque no saben cuánto tiempo durarán los anticuerpos”.

¿Cuáles son los mayores malentendidos que hay en torno a las vacunas? ¿Qué hace que algunos se nieguen a ellas?

“Todo viene de una mala información. Han leído la literatura equivocada, quizá sólo lo que ven en redes sociales. Pero está la invitación abierta para leer un artículo serio donde se demuestra que no hay relación entre vacunación y autismo o cualquier otro mal. No existe eso. Claro que las vacunas pueden tener efectos adversos, pero es pasa hasta con los alimentos. Nuestro organismo reacciona diferente. Hay que tener cuidado con esos artículos que parecen serios pero no lo son. No hay evidencia que los respalde”.

¿Qué deben hacer los padres de familia en esta situación?

“Lo primero es no esperar a que pase la pandemia para que sus hijos estén al corriente con sus vacunas. Porque nadie sabe cuándo terminará esto. Lo segundo es que busquen clínicas que no atiendan pacientes con coronavirus, de este modo, diminuyen el miedo y la posibilidad de contagio. Por último, investigar bien, hacer cita y seguir las medidas de prevención correspondientes al acudir a la clínica”.

También lee: Es momento de enseñarle a nuestros hijos a ser emocionalmente inteligentes