La sonata antiepiléptica de Mozart que tiene conmovida a la neurociencia

La ciencia descubre que la rápida y alegra melodía puede disminuir las crisis en ciertos tipos de epilepsia.

La Sonata para dos pianos en Re mayor (o K448), compuesta por Wolfgang Amadeus Mozart en 1781, cuando tenía sólo 25 años tiene conmovida al mundo de la neurociencia. Esto por el efecto que tiene ser escuchadas por personas que padecen de un especial trastorno. La pieza se ha hecho tan popular entre los científicos que ha sido llamada La sonata antiepiléptica de Mozart.

Se trata de una rápida y alegre melodía que no es la más famosa de los amantes de la música clásica, pero sí está siendo seguida muy de cerca por la neurociencia. De acuerdo a lo que revela la página Psicopedia todo comenzó en 1993. En ese entonces un equipo dirigido por el científico Frances H. Rauscher publicó unos extraños resultados de la pieza en la revista Nature.

Se realizó un experimento en el que mandaron a los voluntarios a realizar un test de inteligencia espacial. Se dividieron en tres grupos. A uno se le puso escuchar la hoy llamada sonata antiepiléptica de Mozart. Un segundo grupo realizó técnicas de relajación y el tercero solamente esperó en silencio.

Este es el primer laboratorio de cannabis indoor de Latinoamérica

El cannabis medicinal tiene cada vez más innovaciones científicas.

Lo sorprendente es que los voluntarios que escucharon a la Mozart obtuvieron mejores resultados en el test. La estudio es considerado la primera prueba de que la música podría mejorar nuestras habilidades mentales, lo que pasó a conocido “efecto Mozart”.

Estudio sobre la sonata antiepiléptica de Mozar

La sonata antiepiléptica de Mozart fue considerada así hace poco. El neurocientífico Rei-Cheng Yang lleva años tratando de descubrir el alcance que tiene el “efecto Mozar” en los pacientes con epilepsia. Como sabrás, éste es un trastorno neurológico generado por el aumento de la actividad eléctrica de las neuronas en algún área del cerebro.

Entre los principales síntomas de este padecimiento que el afectado puede sufrir una serie de convulsiones o movimientos corporales sin control y de manera repetitiva.

“En 2010 publicaron los resultados de un experimento en el cual sometían a 58 niños con diferentes tipos de epilepsia a sesiones de escucha de Mozart, comprobando que el número de crisis epilépticas y la duración de las mismas disminuían durante y después de la pieza musical”, relata Psicopedia.

Los expertos también han comprobado que escuchar la pieza funciona igualmente en animales que padecen de epilepsia.

Los investigadores aclaran que esto no significa que la sonata antiepilética de Mozart sea capaz de curar el trastorno. Si no que puede disminuir el número de crisis de ciertos tipos de epilepsia. Sin duda, es una terapia sencilla y sin efectos secundarios que vale la pena probar.

Lee también: Investigación determina que estos medicamentos de uso común aumentan el riesgo de demencia

Te recomendamos en video: