Quien te hace reír te regala vida y te recuerda lo bello que puede ser el mundo

La risa tiene un poder único que te vuelve a la vida cuando todo parece derrumbarse

Vivimos a un ritmo tan acelerado que muchas veces terminamos agotados, de mal humor y sin ganas de nada. Por momentos, se siente como si todo estuviese sumido en caos y negatividad; tanto que llegamos a perder la motivación y la fe.

Sin embargo, no hay nada más valioso que contar con personas que te hacen reír porque te recuerdan que no todo es malo.

La risa es poderosa, especialmente cuando sientes que todo se derrumba a tu alrededor o cuando olvidas lo maravillosa que es la vida.

Quien te hace reír, te devuelve el aliento y te impulsa a levantarte.

TAMBIÉN LEE: Las mujeres fuertes son las que se construyen unas a otras en lugar de destruirse

amigas

Mereces ser la más feliz por eso, rodéate de quien que te haga creer que te estallará el corazón de alegría. ¿Por qué estar con quien sólo te provoca lágrimas y angustias?

Quien te hace reír, es capaz de ayudarte a darle la vuelta a las peores situaciones y lograr que en tu rostro se dibuje una sonrisa de alivio.

Quédate con quien te haga sonreír en el momento en que empieces a tambalearte. Porque quien logra sacarte al menos una risa discreta, te quita un gran peso de encima.

La risa es vida y quien tenga la capacidad de hacerte reír hasta que te duela el estómago, es capaz de devolverte la luz que creías haber perdido. 

TAMBIÉN LEE: Las mujeres que beben vino tienen un alma más libre y espontánea

risa

Cuando las cosas van mal o no estás segura de algo, son esas personas quienes se convierten en aliados para encontrar la salida. Frente a ellos, no tienes que fingir ser otra persona porque pueden leer tus ojos y encontrar que no estás en tu mejor momento, antes de que digas algo.

Rodéate de personas que te hagan sentir plena aún cuando las cosas no están saliendo como quieres. Tus relaciones, sean de amor o amistad, no deberían ser un motivo más de dolor o desesperación. Quienes nos rodean, nos enseña a amar la vida y a nuestros otros mismos. Por eso, no hay nada como quien te haga sonreír.

Te recomendamos en video