Wellness

Conoce los riesgos de la hepatitis durante el embarazo

La hepatitis es una enfermedad peligrosa que puede poner en riesgo a las mujeres embarazadas y a sus bebés

La hepatitis es una de las infecciones más graves y que pone en riesgo la vida de millones de personas alrededor del mundo. Las mujeres que sufren de esta enfermedad se enfrentan a más riesgos durante el embarazo e incluso ponen en  peligro la vida de sus bebés. 

        DESCUBRE MÁS:

  1. Cómo tener una alimentación saludable durante el embarazo
  2. ¡Atención! Qué ejercicios sí puedes hacer y aquellos que son peligrosos durante el embarazo
  3. Esto es lo que debes saber acerca del sexo después del embarazo: creencias, autoestima y más

 

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) la hepatitis es una inflamación del hígado. La afección puede remitir espontáneamente o evolucionar hacia una fibrosis (cicatrización), una cirrosis o un cáncer de hígado. Los virus de la hepatitis son la causa más frecuente de las hepatitis, que también pueden deberse a otras infecciones, sustancias tóxicas (por ejemplo, el alcohol o determinadas drogas) o enfermedades autoinmunitarias.

La hepatitis A y la E son causadas generalmente por la ingestión de agua o alimentos contaminados. Las hepatitis B, C y D se transmiten por el contacto director con líquidos corporales infectados (como sangre, semen o líquidos vaginales).

El virus de hepatitis B también se puede transmitir si se vive con una persona infectada y comparte algunos artículos del hogar que hayan entrado en contacto con líquidos corporales, como el cepillo de dientes o las afeitadoras o rastrillos. La hepatitis B no se transmite por contacto casual con otras personas u objetos y tampoco se transmite al amamantar.

Otras formas comunes de transmisión de hepatitis B y C son la transfusión de sangre o productos sanguíneos contaminados, los procedimientos médicos invasores en que se usa equipo contaminado y, en el caso de la hepatitis B, la transmisión de la madre a la criatura en el parto o de un miembro de la familia al niño, y también el contacto sexual.

La hepatitis B y C pueden conllevar riesgos específicos en el embarazo, y es que no sólo la madre enfrenta los riesgos de esta enfermedad, sino que puede transmitirla a su bebé. 

Según un informe realizado por The American College of Obstetricians and Gynecologist, aproximadamente el 90% de las mujeres embarazadas con hepatitis B aguda transmiten el virus a sus bebés, y entre el 10% al 20% de las mujeres con infecciones crónicas también lo harán. Ene l caso de la hepatitis C, el 4% de las mujeres infectadas transmitirá el virus a sus bebés. 

Por otra parte, el bebé puede contraer el virus, pues está expuesto a la sangre y líquidos corporales infectados durante el trabajo de parto. 

La hepatitis B en los bebés puede ser muy peligrosa e incluso mortal y tienen hasta un 90% de posibilidades de convertirse en portadores e incluso pueden transmitir el virus a otras personas. Cuando llegan a la vida adulta tienen el 25% de probabilidades de morir de cirrosis del hígado o cáncer. 

En general, a todas las mujeres embarazadas de les realiza una prueba de hepatitis B y C. En caso de que las pruebas indiquen que están infectadas con el virus, el médico hará más estudios para conocer más el estado del hígado de la madre.

En caso de que la madre esté infectada con hepatitis, durante las primeras horas después del nacimiento, el bebé recibirá la primera dosis de la vacuna contra la hepatitis y recibirá dos dosis más en el transcurso de los siguientes seis meses. 

¿Cómo prevenir la hepatitis?

The American College of Obstetricians and Gynecologist recomienda:

– Usar un condón de látex durante las relaciones sexuales. 

– Estar al tanto del historial de la pareja. 

– Tener una sola pareja sexual. 

– No inyectarse drogas y pedir ayuda para dejar el hábito. 

 

La Hepatitis en números

240 millones de personas tienen infecciones crónicas por hepatitis B. 

– 150 millones de personas padecen infección crónica por hepatitis C. 

– La hepatitis E puede inducir una mortalidad del 20% entre las mujeres embarazadas en el tercer trimestre de la gestación. 

 

Tags

Lo Último


Te recomendamos