5 cosas que las personas que sobre piensan las cosas quieren que entiendas

Sobre pensar las cosas lleva a las personas a sentir una ansiedad innevitable

Sobre pensar las cosas es un hábito muy común que provoca ansiedad, especialmente hoy en día que tenemos un bombardeo de información al día que nos saturan la cabeza. Aquellos que conocen el sentimiento de pensar en una cosa una y otra vez y otra vez, se sentirán identificados con este artículo.

Algunos pueden decir que sobre pensar es bueno y útil, mientras que otros pueden decir que pérdida de tiempo y energía. Es un poco de ambas cosas pero realmente depende la persona

A veces resulta imposible darse cuenta de que uno está pensado demasiado y puede llegar un punto en el que eso afecte las relaciones sociales o afectivas con los demás, provocando estrés y ansiedad. Por supuesto, esto puede resultar odioso para los que están alrededor sin embargo, va más allá de una actitud cortante que los que sobre pensamos las cosas quieren que entiendas.

1. Es adictivo

Puede que no tenga sentido al principio, pero realmente lo es. Estamos tan acostumbrados a hacerlo en cualquier momento del día, que seguimos haciéndolo de nuevo una y otra vez. Uno mismo se olvida de todo lo que lleva sobre pensando y detenerse es muy difícil. Incluso en las noches y de forma inconsciente; es algo que simplemente pasa.

2. Te hace muy sensible a los detalles

Lo que sucede con las personas que sobre piensan las cosas es que piensan demasiado para darle sentido a las cosas a su alrededor.  Sin embargo, de repente se convierte en un problema aferrarse a obtener más información de todo que para hacerlo eficazmente, uno debe ser lo suficientemente sensible para notar los pequeños detalles. Todo cuenta para un "sobre-pensador" y cualquier cosa puede ser (o es) analizada cuantas veces sea necesario. Esto puede conducir a conclusiones y pensamientos más sensatos por lo que por lo general, la sensibilidad que uno desarrolla, hace que uno se exprese con más franqueza (algo que puede resultar arrogante o pedante ante los demás).

3. A menudo se relaciona con el pesimismo.

Los que sobre piensan las cosas buscan descartar todas las posibles respuestas, en la mayor medida posible. Es decir, que buscan siempre llegar al fondo de todo sin dejar posibilidades que los hagan volver a sobre pensar y así en un ciclo vicioso. Esto provoca uno llegue a considerar incluso los peores casos posibles del escenario, independientemente de que que no tenga sentido alguno. Hasta no refutar todas las posibilidades, entonces no se puede sacar de la lista de soluciones. Por alguna razón, casi siempre uno se inclina hacia las respuestas más pesimistas y a pensar siempre en todo el caos y destrucción que se puede provocar con una u otra posibilidad.

4. También se relaciona con sus temores y ansiedades.

El pesimismo del punto anterior viene con el hecho de que estamos tan asustados de ser lastimados, de esperar lo mejor y luego salir decepcionados por nuestras decisiones que preferimos evitar las cosas o buscar la última salida. Cualquier decisión es aterradora y aunque te gustaría evitarlo tanto como sea posible, uno siempre espera lo peor. Esto es algo innato en las personas sin embargo, es más difícil de controlar para un "sobre-pensador".

5. Puede sacar de quicio a las personas alrededor

Esto resume el punto de todo el artículo: el entendimiento de otros hacia los "sobre-pensadores".  Habrá momentos en los que tendrás suerte y termines encontrando a alguien que tenga la misma experiencia sobre pensando o simplemente que sepa acerca de ella, pero la mayoría de las veces te encontrarás con personas que no entiendan en absoluto tu afán por pensar y enredar las cosas. Muchos cuestionan tus pensamientos y lo que haces y por más que quieran hacerte ver el panorama más sencillo, al final te creerán un loco pesimista por todas las "excusas" que pones.

La lucha es real y no se trata de llamar la atención o sabotear la vida de los demás pero de alguna manera así lo entienden otros. Todos tenemos nuestras maneras de pensar, de analizar, actuar y ver las cosas y mientras que los demás  no comprenden a los que sobre piensan, los que sobre piensan no entienden a los demás (o los entienden tan bien -porque ya los analizaron- que termina siendo un cuento de nunca acabar). El punto es siempre hacer un esfuerzo por abrirse, respetar y entender la situación. no es fácil pero tampoco imposible y lo último que un "sobre-pensador" quiere es que los demás lo juzguen (sólo piensa cuántas noches sin dormir puede pasar uno si se entera que andan hablando a sus espaldas o cuestionándolo. The struggle is real…en serio)