La megarexia, el mortal trastorno que causa una falsa idea de bienestar

Un trastorno que no admite críticas ni comentarios sobre el cuerpo

Como todo desórden alimenticio, la megarexia es una condición que conlleva graves problemas de salud. Contrario a la anorexia, la megarexia provoca que personas peligrosamente obesas se vean delgadas y sanas frente al espejo, mientras que en el mundo real, tienen atracones de comida chatarra, sin sentir culpa alguna.
Esto tiene un origen psicológico por lo que para para poder hacer frente, es necesario que el paciente reconozca que tiene un problema.  En la mayoría de los casos, no es una situación fácil de aceptar ya que nada parece hacerles cambiar de opinión sobre la  percepción de su propio cuerpo, por lo que es necesario que su familia les ayude a ver la realidad o bien, tocar fondo para entender por sí mismos las fatales consecuencias.

Características del trastorno:

-Las personas que sufren de megarexia no hacen dietas ni ejercicios, ya que se sienten saludables.

-Tienen malos hábitos de consumo por lo que hay una gran carencia de vitaminas y minerales en su organismo.

-Como con otros trastornos, los megaréxicos no admiten críticas ni comentarios sobre su cuerpo. Esto provoca que no traten la enfermedad porque no creen tenerla.

-Existe una gran posibilidad de desarrollar diabetes, enfermedades cardiovasculares, apnea, y en casos más graves, la muerte.

Se calcula que este trastorno afecta a 8 de cada 10 personas con sobrepeso en el mundo y puede desencadenar problemas de salud más graves como la diabetes e hipertensión.

Esta dismorfofobia, en la que la imagen corporal que tienen los afectados de su propio cuerpo no es real, afecta más a los hombres que a las mujeres y en la mayoría de los casos, ocurre en personas mayores a los 45 años de edad que llevan una vida sedentaria.

Una vez que el paciente haya reconocido el problema, lo importante es acudir a un especialista en salud para que evalúe el problema de raíz y ofrezca un tratamiento a corto y largo plazo. Lo más recomendable es también guiarse por un profesional de la salud mental tratar el problema desde los pensamientos y las emociones.

Es importante crear hábitos de vida saludable, hacer ejercicio y llevar una dieta de acuerdo con tus necesidades nutricionales,