Seis tipos de sandalias que vienen para esta temporada

Aunque nos demoremos en dejar atrás los calcetines y esas botas que te enamoraron todo el invierno, no hay mayor inauguración de la temporada que ponerse sandalias y lucir pies cuidados y uñas con el color de moda ¿Sabés cuál es la adecuada a tu pie, estilo y figura?

Por: Alexandra Gallegos A.

Si todo el retail y las marcas están con una oferta impresionante de sandalias para esta temporada, y te gustan todas, antes de comprar tienes que saber más o menos qué modelo te puede favorecer más, o qué quieres conseguir con ellas. Por eso hicimos una recopilación de los diferentes tipos que hay en el mercado y te contamos cómo, cuándo y a quién le quedarán mejor.

DESCUBRE MÁS:

 

Con taco fino
Puede que te encante como se ven, porque el efecto es súper estilizado y femenino, pero lo real es que las sandalias de taco fino –que generalmente tienen muy poca sujeción– sólo deberíamos reservarlas para salidas cortas o eventos. Esto porque para caminar se necesita mucho equilibrio y estar acostumbrada, ya que la altura hace que los pies se lastimen y se cansen mucho más rápido.Imagen foto_00000006

Planas
Para muchas de nosotras son las preferidas del clóset veraniego, porque son cómodas, fáciles de usar y nos dan un look muy relajado. Sin embargo, no se recomienda usarlas el día completo si tienes problemas a las rodillas, por ejemplo, ya que el taco indicado es de 3 centímetros y no completamente planas. Mejor guardarlas para las tarde de playa o para salir con tus amigos, porque combinan con prácticamente cualquier look, menos los formales.Imagen foto_00000002

Gladiadoras o romanas
Sí, sabemos que muchas celebs del tipo Olivia Palermo o Gigi Hadid se ven es-tu-pen-das con ellas, y visualmente son lindas PERO, a muy pocas mujeres les quedan bien. En pasarelas y producciones de moda se ven muy VIP, pero ten en cuenta quién las usa. Con esto nos referimos a que la sandalia gladiadora sólo pueden usarlas las de piernas largas y delgadas, ya que de lo contrario el efecto es visualmente poco favorecedor, porque llegan hasta las rodillas o un par de centímetros más abajo, y además las múltiples tiras cruzadas o amarradas sólo provocan un "acortamiento visual" de las piernas. Si te quedan bien, son el complemento perfecto de minivestidos boho o shorts de jeans.Imagen foto_00000004

Birkenstock
No son nuevas en el mundo de la moda –de hecho la marca nació en Alemania en 1774– pero su popularidad va y viene. En general renacen cuando algún ícono fashion le vuelve a dar espacio en su clóset, al lado de estiletos y pumps, buscando la comodidad a toda prueba. En su web las definen como "Corcho. Cuero. Una hebilla o dos. Una idea sencilla que ha hecho felices los pies por más de 200 años. Esas son las Birkenstock originales". Dependiendo del gusto, despiertan amor y odio. Son sandalias bajas muy básicas, con una ancha plantilla en la cual el pie se acomoda cómodamente, algo toscas y 100% casuales. A las Birkenstock originales le han salido muchas imitaciones en el camino, algunas de buena calidad pero otras sencillamente plásticas. Mucho cuidado con cuál compras. El look perfecto es pantalones holgados, shorts o pescadores. Con vestido el resultado es poco favorecedor.Imagen foto_00000001

Plataformas
¡Se escuchan los aplausos! Posiblemente para un hombre es imposible de creer, pero nosotras lo sabemos. Las sandalias con plataforma completa son las más cómodas de cualquier clóset, ¿verdad? No sólo "crecemos" entre 8 y 12 centímetros, también nos vemos estilizadas, con piernas eternas y bastante más equilibradas que sobre tacos. Dependiendo del tipo de plataforma sirven para prácticamente cualquier ocasión.Imagen foto_00000008

Suecos
Desde el año pasado los tacos y plataformas de madera, sin talón, muchas veces con aplicaciones de tachas y en colores tierra, grises y marrones, volvieron en gloria y majestad. Todas las décadas reaparecen por un par de años, generalmente de la mano del retorno de los pata elefante y los vestidos hippies extralargos, ya que son dúos de éxito seguro.Imagen foto_00000005

Según tipo de pie

* Pie grande: Y no nos referimos al abominable hombre de las nieves, sino a las mujeres de pie más grande que el promedio, es decir, número 39 y más. Si es tu caso, y quieres que parezca más estilizado, el secreto es usar sandalias con tiras horizontales anchas y que muestran muy poco dedo. ¿Por qué? Porque logran un efecto óptico de hacer el pie más pequeño y proporcionado.

* Pie delgado: Si por el contrario tu pie es delgado o fino, las sandalias tipo romana son perfectas para ti, porque su diseño con tiras sobre el empeine hace que el pie parezca más ancho y te favorecerán mucho.

* Pie ancho y corto: Para este tipo de pie
–cuando lo que se busca es alargar y estilizar visualmente– quedan muy bien las sandalias planas que dejan prácticamente todo el pie al descubierto, sólo con una tira central sobre el empeine. Son las que también se les llama sandalias de dedo.

* Tobillos gruesos: Ya sea que los tienes naturalmente así, o se te hinchan producto del calor, elimina de tus opciones cualquier sandalia que se anude a los tobillos, porque lo único que conseguirás es que se vean aún más anchos y además la pierna corta.

Antes de comprar, ¡toma nota!

1.- Lo más importante es el material del que están hechas. Huye siempre del plástico o "símil", lo ideal es el cuero por su flexibilidad y capacidad de transpiración, algo a tener en cuenta durante el verano si no quieres que tus pies suden, huelan mal y sufran alguna que otra herida.

2.- Idealmente que se abrochen de alguna manera. Puede ser al tobillo o una hebilla sobre el empeine, lo importante es que tengas sujeción para que al caminar no se tensen los tendones por el esfuerzo.

3.- Los podólogos dicen que no es bueno llevar una sandalia totalmente plana, sino que lo más recomendable es optar por las que tengan al menos 1 centímetro de altura para no dañar la planta del pie con piedras o desniveles.

4.- Cuando te pruebes en la tienda, ponte de pie, con ambas sandalias puestas. Si la sientes incómoda, NO la compres, ni aunque tu diablito en la cabeza te diga "van a dar con el uso".