logo
/ Instagram
Body Positive 30/04/2021

Nadie tiene derecho a opinar sobre el cuerpo de los demás y es momento de entenderlo

Como sociedad debemos avanzar hacia ser más respetuosos con los demás.

No hay que tener una opinión sobre todo y menos si no se conoce del tema. Esto aplica para cualquier ámbito pero mucho más cuando se refiere a hacer comentarios sobre el cuerpo ajeno, o body shaming, una vieja costumbre que debe comenzar a cambiar, incluyendo opinar sobre quien no se conoce, como las famosas.

Este mal hábito está muy validado en la sociedad, pero no debería ser normalizado, ya que ocasiona que las personas sientan vergüenza por su tipo de cuerpo, trayendo consecuencias negativas para el autoestima hasta el grado de desarrollar trastornos alimenticios.

Todos los tipos de cuerpos son bellos y nadie debe perseguir un “ideal” impuesto por la sociedad.- Instagram @jennierunk

Por qué debemos repudiar al body shaming

Algo que los críticos deben entender es que cada persona es un mundo distinto y por más inocente que pueda ser un comentario, este puede impactar profundamente en ella ya que no conocemos si tiene inseguridades, autoestima baja o distorsión de la imagen corporal.

Lo peor del caso es que muchas veces estos malos comentarios no provienen solo de anónimos o “haters” como le sucede a las celebridades, sino que cualquiera lo ha experimentado de la familia, amistades o compañeros de trabajo.

Comienza de la forma más sencilla: una mamá que le pide a su hija que baje de peso o que se vista de determinada manera, ignorando las secuelas a largo plazo, entre otros casos.

El cuerpo de los demás no es un tema de nuestra incumbencia.- Instagram @candicehuffine.

“Muchas mujeres creen que no pueden hacer ciertas cosas por cómo lucen o, incluso, dejan de opinar en espacios públicos al no sentirse seguras de sí mismas por su aspecto. Entonces un comentario inocente de la familia le puede quedar marcado a una niña de 12 o 14 años y afectar su autoestima y decisiones”, señaló la socióloga Anita Medina a La Tercera.

Una persona es mucho más que su apariencia física, pero a esto último se le da mucho valor. Por ejemplo, la artista Billie Eilish optó por cubrir su cuerpo con ropa holgada para que se reconociera su talento en vez de sus curvas en el ámbito de la música.

La transformación colectiva para erradicar el body shaming requerirá muchos años, pero el cambio inicia de manera personal optando por no realizar ningún tipo de comentario que aluda a la apariencia del resto, educar a nuestros cercanos e intentar marcar la diferencia con el ejemplo.

Más de este tema:

Cuando abandoné las dietas restrictivas, la relación con mi cuerpo llegó a su mejor momento

5 veces que las famosas nos recordaron que somos mujeres con cuerpos reales, no perfectos

‘Gymtimidación’ el miedo de hacer ejercicio a la vista de todos

Te recomendamos en video: